Luego de casi dos décadas el River vuelve a coronarse campeón de América. Lucas Alario, Carlos Sánchez y Ramiro Funez Mori, fueron los encargados de darle la victoria tres goles a cero a River Plate en el encuentro ante Tigres de México. La superioridad del equipo de Marcelo Gallardo se mostró a lo largo del partido, especialmente en la segunda parte. River se fue ganando uno a cero antes del descanso, gracias a una hermosa anotación de Alario. En la segunda mitad, River pudo sentirse más cómodo en la cancha. Logró presionar constantemente al equipo mexicano que se vio opacado por la colectividad del club millonario, que gracias a jugadores claves como Carlos Sánchez, logró conquistar el título continental. "Todos somos los hombres de la noche. Nos merecemos esto. Qué loco es el fútbol porque estoy viviendo esto", aseguró el autor del primer gol, Lucas Alario. Matías Kranerviter explicó que "hicimos un esfuerzo enorme llegar hasta acá. Somos campeones, gracias". Por su parte, Ramiro Funez Mori indicó que este equipo "sacó el pecho. Un equipo con mucha humildad que trabaja día a día. Esto es lo máximo. Ganamos porque metimos todo. Tigres es un gran equipo. Gracias a todos. No sé nos podía escapar esta alegría en casa". Leo Ponzio dijo, al finalizar el encuentro, que River tenía conocimiento en "este tipo de partidos. Los que llegaron se metieron rápidamente. Todo es especial. Todo lo que hicimos. Estoy muy orgulloso del equipo". La figura del partido, el uruguayo Carlos Sánchez, encargado de patear el penalti del segundo tanto, dijo que el tema de la hinchada era fundamenta. "Lo de la gente es impresionante. Gracias por el apoyo. Fue un rival difícil. Agradecido con la gente de River". Luego de la premiación, Fernando Cavenaghi, uno de los ídolos de River Plate, confirmó que no continuará con el plantel. Este fue su último partido con los millonarios, y no viajará a Japón para disputar un torneo corto con equipos de todo el mundo. "Siento una gran felicidad. Es enorme el momento. Es una fiesta para todos. Para los jugadores que sacrifican un montón de cosas, y para la gente. Gracias a todos", fueron las palabras de Marcelo Gallardo, técnico que la última vez que River había salido campeón de la Libertadores, en 1996, hacía parte del equipo como jugador. Desde el Estadio Monumental, River se dirigió al centro de Buenos Aires para celebrar junto a sus hinchas en cercanías a la Avenida 9 de Julio.