Cargando contenido

AFP



El Astaná reservará a varios titulares de cara al partido que le enfrentará el miércoles al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, aseguró Stanimir Stoilov, técnico del club kazajo.

"Nuestra prioridad es la liga kazaja. Son nueve horas de vuelo hasta Madrid. Daré descanso a cuatro o cinco titulares habituales. Ni siquiera viajarán", dijo el búlgaro Stoilov.

El técnico del Astaná aseguró que su equipo no puede permitirse perder más puntos en lo que queda de fase final de la liga, ya que si no se despediría del título, que logró la pasada temporada por vez primera en su historia.

"No podemos dejarnos más puntos. Una vez termine el campeonato, entonces volveremos a centrarnos en la Liga de Campeones", señaló, en referencia a que el líder, el Kairat, les lleva cinco puntos, aunque ha jugado un partido más.

Con todo, Stoilov promete que su equipo "jugará con orden" frente el equipo entrenado por el argentino Diego Simeone, técnico al que admira profundamente.

"El Atlético es un equipo muy estable. No creo que nos den mucha oportunidades de sacar algo positivo. Sea como sea, tienen mucha calidad y son muy superiores a nosotros. Son claramente favoritos", indicó, restando importancia a la derrota en casa ante el Benfica.

A diferencia del debut en "Champions" en casa del Benfica (0-2), el Astaná "mereció ganar" en la segunda jornada ante el Galatasaray en la capital kazaja.

"Empezamos muy nerviosos, pero después nos relajamos y en la segunda parte merecimos la victoria. Eso sí, no podemos hacer grandes planes", señala coherente con la famosa estrategia de Simeone de "partido a partido".

Los futbolistas kazajos llegaron hoy a la capital de España tras recorrer unos 5.700 kilómetros, 500 menos de los que tuvieron que salvar para jugar hace un mes en Lisboa.

Parte del territorio de Kazajistán, una república incrustada en las estepas de Asia Central, se encuentra antes de la cordillera de los Urales, la barrera orográfica que separa el continente europeo del asiático.

Es apenas una décima parte de este país bañado por el mar Caspio y limítrofe con Rusia y China, pero eso le permite formar parte de la UEFA, aunque nunca hasta ahora había podido disputar la Liga de Campeones.

EFE