Foto: AFP



El Atlético de Madrid necesitaba un milagro para jugar los octavos de Champions y ni siquiera cumplió su parte, ya que necesitaba ganar y empató 1-1 ante el Chelsea, este martes en Londres.

Además de vencer, los rojiblancos esperaban que el modesto Qarabag ganara a la Roma en el Estadio Olímpico, pero el equipo local se impuso por 1-0, por lo que conquistó la primera plaza del grupo C. La segunda, por perder en el duelo directo (ambos equipos suman 11 puntos), fue para el Chelsea. (Lea también: James se destacó en el triunfo de Bayern Múnich sobre PSG)

En Stamford Bridge, tras una primera parte anodina, Saúl Ñíguez adelantó a los rojiblancos en el minuto 56 al rematar de cabeza en el segundo palo un balón que había peinado Fernando Torres en el primero.

El Atlético soñaba con regresar a la Champions en primavera, pero entonces Eden Hazard recogió un balón en el área y sirvió para que el montenegrino Stefan Savic, en su intento de despejar, hiciera el empate (75).

Finalista en 2014 y 2016, en ambas ediciones derrotado por su gran rival el Real Madrid, el Atlético no estará en los octavos por primera vez en los últimos cinco años.

En un grupo C muy exigente, el Atlético quedó penalizado por empatar sus dos duelos frente al modesto Qarabag, circunstancia que han aprovechado Chelsea y Roma para superar al equipo español.

"Sin ninguna duda estoy orgulloso. Hemos mostrado fortaleza y ser un equipo muy competitivo. Hemos terminado terceros habiendo sacado cuatro puntos frente al primero, pero el Qarabag nos condenó", reconoció el técnico rojiblanco Diego Pablo Simeone.