Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Dayro Moreno jugando para Atlético Nacional
Dayro Moreno jugando para Atlético Nacional en la Liga Águila 2018-II.
Foto: Colprensa

Aunque la clasificación a la final de la Copa Águila está muy cerca y todavía sigue metido en los ocho clasificados de la Liga Águilas 2018-II, con la derrota en el clásico ‘paisa’ ante el Independiente Medellín, Atlético Nacional desperdició una oportunidad de ampliar su diferencia al frente de la tabla de reclasificación y prácticamente sellar su cupo a la Copa Libertadores 2019.

El onceno ‘Verdolaga’ está sin brújula, desorientado en todos sus frentes y exhibió su peor rostro en el derbi regional frente al ‘Poderoso’. Al equipo de Octavio Zambrano no se le pueden restar méritos, pero es inocultable que Nacional le allanó el camino, hecho que se puede explicar a través de tres circunstancias.

Vea aquí: Hernán Darío Herrera apuntó a un jugador tras la derrota en el clásico

Equipo sin generación: Hernán Darío Herrera optó por conformar un mediocampo con tres hombres y privilegió el ataque por las bandas, pero olvidó el juego interior por tratar de imponer una mayor dinámica con volantes mixtos. Con la salida de Castellani, el técnico tuvo la oportunidad de recomponer, pero envió al campo a Candelo, un jugador cuyo rendimiento es superior por la franja derecha y no en el medio. Los verdes perdieron posesión y Dayro Moreno no fue asistido como lo pedía el partido.

Esquema plano: En el módulo 4-3-2-1 de Almirón, Nacional contaba con la versatilidad que Macnelly Torres le imprimía al juego con su cambio de ritmo y pausa; el onceno de Herrera es una escuadra sin variantes, juega siempre a la misma velocidad y luce atropellado. Entre laterales y extremos no hay quien se mueva hacia adentro y facilitan el trabajo defensivo del rival. Además, su ataque es predecible porque, durante el primer tiempo, se enfocó en la derecha con Torres y Helibelton, y para el complemento, se recostó en Rivas y Mafla. Elenco desbalanceado, que solo depende de los tradicionales cambios de orientación de Alexis Henríquez desde el fondo.

Bajo nivel de la plantilla: Es incomprensible el rendimiento de algunos protagonistas; Palacios se ve descoordinado y errático, Castellani lento y repetitivo,  Gustavo Torres solo tiene una línea en sui libreto, y Dayro Moreno está más concentrado en protestar cada fallo de sus compañeros que en incrementar su efectividad.

Fuente

Antena 2

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.