Foto tomada de AFP



El excapitán de la selección inglesa David Beckham anunció este lunes el nacimiento de un club de fútbol de la Major League Soccer (MLS) en Miami, luego de cuatro años de obstáculos burocráticos y de la oposición de los vecinos al proyectado estadio.

"Traer un club de la MLS a Miami ha sido un viaje increíble", dijo Beckham, desatando las risas de las cerca de 2.000 personas del público en un teatro en el centro de Miami.

Se refería a los cuatro años de obstáculos burocráticos que enfrentó el mediático excentrocampista del Manchester United y Real Madrid, entre otros, desde que anunció su decisión de crear este equipo en 2014, y de la fiera oposición de los vecinos al proyecto de estadio cerca del Downtown.

"Quiero agradecerles por creerme, creer en nosotros, y les agradezco su apoyo".

[imagewp:448365] Foto tomada de AFP

Beckham dio el anuncio acompañado por sus socios, entre ellos el CEO de Sprint Marcelo Claure, alcaldes locales y el comisionado de la MLS, Dan Garber.

"Vine a esta ciudad por la misma razón que millones de personas lo hacen", prosiguió Beckham, enumerando la diversidad y el buen clima de Miami. "Fue muy difícil por momentos. Había momentos en que Marcelo (Claure) me decía que esto no iba a pasar. Pero yo no me rindo".

"Esto es un equipo que estará profundamente conectado con la comunidad", dijo el comisionado de la MLS, Don Garber. "Este es tu club, esta es tu ciudad. ¡Es oficial, Miami!", lanzó Garber, y una lluvia de confeti cayó sobre el público.

En efecto, el viaje fue complicado. Beckham anunció en febrero de 2014 su intención de comprar una franquicia de la MLS para Miami, que gracias a los términos de su contrato con Los Angeles Galaxy podía adquirir a un precio reducido (25 millones).

Pero desde entonces el proyecto ha sido postergado por obstáculos burocráticos y las dificultades de encontrar el lugar adecuado para el estadio.

En 2020 rodaría la pelota

Estos mismos obstáculos ya hicieron fracasar en el pasado los esfuerzos de tener un equipo de la MLS en una ciudad tan hispana, a pesar de que sería lógico esperar que el fútbol tenga una buena recepción aquí.

El Miami Fusion, con el colombiano Carlos 'el Pibe' Valderrama como estrella, acabó jugando en Fort Lauderdale, al norte de Miami, y tuvo una corta vida (de 1997 a 2002) debido a la mínima concurrencia que atraía.

Se espera que el vigésimo quinto equipo de la MLS empiece a jugar en 2020 en un estadio con 25.000 asientos en el empobrecido vecindario de Overtown, entre el Downtown y la Pequeña Habana.

La intención del 'Spice Boy' de crear una franquicia de la MLS en Miami tuvo un respaldo vital a mediados de diciembre, cuando la liga aprobó la llegada de tres nuevos accionistas al consorcio liderado por el inglés.

Los empresarios Jorge y José Mas, de Miami, hijos del fallecido anticastrista Jorge Más Canosa y que han hecho una fortuna en las telecomunicaciones con el grupo MasTec, y Masayoshi Son, fundador del gigante japonés de telecomunicaciones e internet SoftBank, le dieron el último impulso que le faltaba al proyecto.

[imagewp:448364] Foto tomada de AFP

Estos tres empresarios se unieron al consorcio Miami Beckham United y sus dos socios originales, el empresario Marcelo Claure, fundador del operador de telefonía móvil Sprint, y Simon Fuller, empresario musical que lanzó a las Spice Girls, el grupo británico de música pop que integró Victoria, la esposa del exfutbolista.

Beckham, de 42 años, se retiró en 2013 jugando para el París Saint-Germain tras 20 años de carrera en el Manchester United, Real Madrid, Los Ángeles Galaxy y el AC Milán. Con la selección inglesa disputó los Mundiales de 1998, 2002 y 2006.

Tomado de AFP