Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Boyacá Chicó no se presentará en los partidos como local a menos que se completen las obras del estadio en 10 días

Eduardo Pimentel, presidente del Boyacá Chicó FC, aseguró que a menos que el estadio de Tunja les sea entregado para el 26 de agosto como estaba previsto, no se podrán presentar a los juegos como locales, debido a que no cuentan con escenario para disputar los partidos. 



“El problema radica en que cerraron el estadio diez días antes de iniciar el torneo, sin avisar, cuando había estado inactivo por dos meses. Decidieron hacer unas obras que no están incluidas en el presupuesto anual. Esas obras desbordaron todo. Son partidos de Copa y de Torneo que hemos jugado por fuera, y vamos en 130 millones de pérdida en dos juegos”, aseguró Pimentel.

El directivo agregó que la Gobernación de Boyacá no les ha pagado los contratos de este año. “Hace dos meses nos dieron cerca de 140 millones de pesos que correspondían al año pasado. No tenemos más recursos. Dependemos de ellos. Están empecinados en hacernos descender. Casa 6 meses salen 20, 50 millones, pero este año no ha salido la plata”.

“Si no nos dan los dineros que corresponden, ya estamos incumpliendo. Tenemos que usar otros recursos para pagarle a terceros que nos han hecho prestámos. No podemos trasladarnos más porque los gastos en otras ciudades se incrementan por los desplazamientos, la logística”.

Para él, la única solución posible es que “Dimayor, la Federación, y la Gobernación, nos logren entregar el estadio en diez días. No hay otra solución”. Sin embargo, según una visita que realizaron las directivas de Boyacá Chicó al estadio en esta semana, “va a estar listo en dos meses. Estuvimos hace dos días entrando al estadio con unos expertos en canchas, y nos confirmaron que la cancha no va a estar para el 26 de agosto. Eso no está listo en menos de 60 días”.

Según Eduardo Pimentel, la idea de empezar con las obras en el Estadio de Tunja diez días antes de arrancar la Liga Águila II, fue de un director de una de las instituciones en la capital boyacense. Al parecer, dicho directivo renunció al siguiente día de tomada la medida.

No hay cómo presentar al equipo en partidos de local

Pimentel además explicó que tanto el Chicó como Patriotas, no podían aplazar más partidos como locales. “Eso no es serio para el fútbol colombiano. El Estadio tiene un contrato que no fue considerado, y el Estadio no va a estar listo para agosto. Si al caso, estaría listo para principios de octubre, lo que nos obliga a aplazar más partidos”.

“La Dimayor debería aplazar dos partidos más, al menos, y entender la situación. Que no nos entreguen el estadio, para nosotros es la muerte”, indicó, enfatizando en que lo único que los salvaría tanto a ellos como a Patriotas, “es que esas entidades se comprometan a abrirlo en 10 días”.

Agregó que no podía ser ‘irresponsable’ y llevar a los jugadores a los partidos, “sabiendo que vamos a tener pérdidas de 400, 500 millones. Los recursos que tenemos son de 4 mil millones, cuando hay equipos con más de 15 mil”.

“La Dimayor debe entender que no tenemos flujo de caja muy grandes. Nos están ocasionando pérdidas y no podemos financiar ahorita ir a jugar a Bucaramanga, por decir algo. Tengo que aplazarlos,  y si no me dejan, perdemos por 'w'”.

Presupuesto y otros escenarios

Eduardo Pimentel además dijo que el Chicó tiene “un flujo de caja y un presupuesto bajo que aparte es incumplido por la Gobernación. Ya llegamos a jugar los  partidos que podíamos jugar, el de Santa Fe, Cali y el de esta noche en Techo, que dará algo cercano a los 200 millones de pesos de pérdida, y ya no hay más recursos para poder cubrir porque somos juiciosos con los pagos de empleados y de jugadores”.

“Nuestros flujos de caja no permiten hacer partidos por fuera por una situación mal manejada, cuando las obras se pudieron haber hecho cuando terminamos el semestre pasado”.

Sobre el caso puntual de los equipos de la capital boyacense, Pimentel explicó que había pasado con Tolima y Huila en este semestre, pero con la diferencia que se concertó con los equipos. “Ellos con tiempo, pidieron el estadio de Techo. No hay escenarios. Nos quieren mandar a jugar a estadios donde no se cumplen las normas de escenarios profesionales. Los recursos, para nosotros, cada partido que jugamos en Tunja es pérdida, pero máximo 15 millones, ahora hablamos de cerca de 60 millones por partido". 

Para Pimentel, la idea de jugar en estadios cercanos, no es posible debido a que no están correctamente adecuados. “Los de Duitama o Sogamoso son obsoletos. Lo mismo que pasó con Tunja cuando llegamos, pero se obligó a los dirigentes a hacer mejoras. En Boyacá no hay estadios para fútbol profesional, y eso es necesario para armar otro equipo”.