Cargando contenido

Íker hizo un recuento de sus mejores momentos como portero.

Iker Casillas, arquero español
Iker Casillas, arquero español
AFP

Iker Casillas, exportero internacional del Real Madrid, afirmó este miércoles que la mejor parada de toda su carrera fue la que le hizo a Arjen Robben durante la final del Mundial de Sudáfrica, que ganó España ante los Países Bajos en 2010. 

Esa fue la elección de Casillas cuando fue preguntado por un aficionado en la cuenta de Twitter oficial de la Liga de Campeones, en la que el guardameta español respondió a otras cuestiones relacionadas con su carrera. 

Vea también: La FIFA pone sus ojos en la jugadora colombiana Gisela Robledo 

"Elijo paradas que al final son decisivas. Como la de la final del Mundial de Sudáfrica. Ese mano a mano con Robben, no por la espectacularidad pero sí por el momento. Y luego la final de 2002 en Glasgow (de la Liga de Campeones que ganó el Real Madrid al Bayer Leverkusen), esos minutos finales". 

Casillas explicó cómo fueron los segundos previos a su acción ante Robben, en el minuto 62 de la final, cuando el marcador marchaba 0-0 entre España y los Países Bajos. 

"En ese momento lo que intenté fue previsualizar lo que podía hacer él. Había sido mi compañero en el Real Madrid y ya sabía más o menos cuáles eran sus habilidades. Intenté dejarle un poco más su lado izquierdo para que intentase regatearme por ahí, pero luego decidió tirar a portería y pude sacar el pie derecho rápidamente", comentó. 

Le puede interesar: Equipos ecuatorianos harán pretemporada previa a reanudación del torneo

Por último, eligió entre uno de los dos grandes títulos que ganó con España: la Eurocopa 2008 de Suiza y Austria o el Mundial de Sudáfrica 2010. 

"Es una buena pregunta. La diferencia de 2010 a 2008 es grande. Es cierto que para nosotros hay un inicio, que es la Eurocopa de Austria y Suiza donde conseguimos pasar la tanda de penaltis ante Italia (cuartos de final). De ahí, vino todo lo demás", explicó. 

"Si no hubiésemos pasado esa ronda de cuartos de final de la Eurocopa, no hubiese llegado ni el Mundial ni la siguiente Eurocopa. Fue un momento decisivo en el fútbol español. Todo lo que sea ganar un Mundial eclipsa al resto. Son diferentes momentos pero a la vez muy importantes", apuntó.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido