Cargando contenido

La 'canarinha' tiene la posibilidad de sacudirse tras más de una década sin títulos.

Selección de Brasil
Selección de Brasil
AFP

Brasil estrena la Copa América frente a Bolivia. Sin Neymar, con un hinchada poco entusiasmada y necesitados de un título después de doce años, los dirigidos por Tité quieren cortar una mala racha que ya comienza a ser llamativa. 

Si bien es una nómina poderosa, la ‘canarinha’ deberá enfrentar la Copa con la perspectiva de revertir los malos resultados en las últimas salidas. En Rusia 2018 se fue en cuartos de final y en la última Copa América quedó apeado en fase de grupos. 

Distinto a otras tiempos, la selección mayor de Brasil llega aquejada de solidez en las instancias definitivas. Varias citas orbitales se han decantando en contra del gigante sudamericano, más allá del favoritismo y del bueno en las fases iniciales.

Lea también: Brasil, lista para enfrentar a Bolivia en el inicio de la edición 46 de la Copa América

En la versión 2019 de la Copa, el combinado ‘verde amarelo’ también tendrá que vérselas con Perú y Venezuela. Rivales considerados anteriormente fáciles, la selección local habrá de lidiar con el emparejamiento del nivel en el fútbol sudamericano. Las sorpresas podrían estar a la orden del día en un grupo particular. 

Tite, en todo caso, sabe que para ganar primero deberá acudir al bueno juego. El técnico reconoció que "Brasil es una de las favoritas" para alzarse con el título, por lo cual tiene "conciencia" de su "responsabilidad". Para ello tendrá que encararse "con alegría" el reto de volver a ganar un título regional después de más de una década. 

También confesó que Argentina, Uruguay y Colombia son selecciones con cierto favoritismo "por el peso" que tienen sus camisetas y "por la historia". Asimismo, destacó Venezuela porque "es una selección consolidada" y "están juntos hace bastante tiempo".

Lea también: Colombia y Argentina 'cuidan la cancha' antes de su enfrentamiento en Copa América 

El cuadro brasileño, que se entrenó este jueves sobre el césped del Morumbí, jugará con la equipación blanca, un color "maldito" para muchos brasileños y que la selección desterró tras la derrota en la final del Mundial de 1950 ante Uruguay en el célebre 'Maracanazo'.

La ‘canarinha’ jugará su segundo partido frente a Venezuela en el Arena Fonte Nova de Salvador, en el noreste del país, y volverá a la capital paulista para cerrar la fase de grupos ante Perú en el Arena de Corinthians.

Fuente

Antena 2

Encuentre más contenidos

Fin del contenido