Cargando contenido

Los dirigios por Tite jugaron la mayor parte del segundo tiempo con 10 hombres tras la expulsión de Gabriel Jesús.

GABRIEL JESÚS
El delantero Gabriel Jesús es la figura del primer tiempo de la final de la Copa América.
AFP

La selección de Brasil volvió a ganar una Copa América doce años después (2007), tras vencer 3-1 a una luchadora, pero ingenua selección de Perú dirigida por Ricardo Gareca.

BRASIL, CAMPEÓN DE LA COPA AMÉRICA
Brasil derrotó 3-1 a Perú y volvió a acariciar el trofeo de la Copa América.

Sobre el desarrollo del partido, Brasil tuvo el control desde el inicio de las acciones. La escuadra inca trató de hacerse con la posesión del balón, pero la iniciativa le duró poco. Los dirigidos por Tite presionaron, apretaron por las bandas y generaron peligro con cada aproximación en los predios del guardameta Pedro Gallese.

Lea también: Una hincha desnuda se tomó la final de la Copa América

A los quince minutos vino la primera celebración local. Pelotazo a Firmino, quien controló de buena manera, gambeteó a un defensa y centro desde la derecha para que la bola le cayera a Everton. El de Gremio remató sin marca y con toda la disponibilidad frente arco. Justo premio por lo visto en la cancha.

No se veía por dónde en Perú. Sin embargo, una llegada de los rojiblancos al área chica terminó en mano Thiago Silva. El árbitro consultó el VAR y dictó disparo desde los doce pasos a favor de la visita. Paolo Guerrero cobró con frialdad y empate 1-1.

En todo caso, el júbilo duró poco porque Gabriel Jesús convirtió el tanto de la ventaja. Jugada por el centro de Arthur, pase al del Manchester City y remate al palo derecho del arquero. Alegría en el Maracaná al cierre del primer tiempo.

Le puede interesar: Anitta y Pedro Capó prendieron la final de la Copa América

La parte complementaria fue de pleno dominio auriamarillo. Por derecha, por izquierda o si era necesario por el centro, la selección favorita a ganar la Copa América dejó sin armas a los peruanos. La escuadra comandada por el técnico Ricardo Gareca no encontró caminos en el plano ofensivo para soñar con el 2-2.

El tramo final del encuentro tuvo como hecho principal la expulsión de Gabriel Jesús por una fuerte entrada a un jugador inca. A partir de ese momento las cargas se igualaron y Perú pudo igualar el marcador por intermedio de Edison Flores. El balón se fue potente, pero desviado, cerca al palo derecho.

Fuente

Antena 2

Encuentre más contenidos

Fin del contenido