La construcción de un estadio destinado a albergar las pruebas de gimnasia en los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020 costará más del doble del precio estimado de inicio, anunciaron este martes los organizadores. El consorcio japonés Shimizu resultó ganador del concurso de ofertas con un proyecto de un edificio de 20,5 miles de millones de yenes (175,8 millones de euros) frente a la costa. Sin embargo, en el documento de presentación de la candidatura de la capital nipona, en 2012, se especifica que el coste de dicho recinto no debía exceder de los 8.900 millones de yenes (76,3 millones de euros), explicó Homare Mashima, miembro del comité de Tokio-2020. El aumento del presupuesto de debe al incremento de los costes de construcción y al aumento de los procesos de consolidación de las estructuras en caso de sismos. Este anuncio se produce después de que recientemente se diese a conocer que el montante total de los Juegos de Tokio podría ascender a los 30.000 millones de dólares (27.800 millones de euros), lo que supone una cifra cuatro veces superior a la calculada de inicio, y el triple del coste de los Juegos de Londres-2012. A cuatro años de la cita, Japón acumula reveses en la preparación. El estadio olímpico aún no se ha construido luego de que el proyecto inicial fuese rechazado por considerarlo demasiado costoso. Además, los organizadores debieron cambiar el logotipo por las denuncias de plagio. Y más grave aún, la victoria de Tokio ante Madrid y Estambul en septiembre de 2013 se vio salpicada de sospechas de soborno, que están siendo investigadas por la justicia francesa. Tomado de AFP