Frédéric Guerra, exagente del futbolista francés Karim Benzema, asegura que jugadores como él tienen "un gran sentimiento de impunidad" que les hace no ser conscientes de la gravedad de los asuntos en los que pueden verse implicados. "Esos jóvenes, con todo el dinero que tienen, como es el caso de Karim desde hace diez años, tienen un gran sentimiento de impunidad. Por ejemplo, si le pillan por exceso de velocidad, uno de cada diez policías le va a multar, pero los otros nueve le van a pedir una camiseta o un autógrafo", dijo al diario "L'Équipe". El delantero francés del Real Madrid se encuentra imputado desde el pasado 5 de noviembre y puesto bajo control judicial por su supuesta implicación en el chantaje al también internacional Mathieu Valbuena con un vídeo sexual. Para su exagente, que estuvo con él entre los 16 y los 18 años, no es sorprendente que Benzema siga defendiendo a su amigo de la infancia Karim Zenati, en detención provisional por este mismo caso, porque no ha cortado sus vínculos con su vida anterior. "Karim sigue demasiado apegado a lo que era. No ha tomado consciencia de que con su talento podría ser Balón de Oro, acceder a un nivel todavía más alto", añadió Guerra. En su opinión, "la gente de su entorno tendría que haberle dicho a tiempo que había cambiado de mundo, y que debía tener cuidado con lo que hacía, dentro de su equipo y fuera". La Federación Francesa de Fútbol (FFF), según reveló ayer la prensa nacional, le va a suspender de la selección, lo que anunciará este próximo jueves en la rueda de prensa posterior al Comité Ejecutivo de la organización. "No puedo sustituir a la Justicia, pero a partir del momento en que la FFF se constituye como parte civil temo que le haga mucho daño", contestó preguntado sobre su futuro profesional, en concreto dentro del conjunto francés