Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

dezabala
Popeye
John Jairo Velásquez será investigado por la Fiscalía.
Colprensa

El pasado del fútbol colombiano, así como muchos otros aspectos del país en la década de los 80 y al inicio de los 9o, está marcado por la influencia que tuvieron las organizaciones criminales y el narcotráfico , que con el poder del dinero y la violencia controlaron y apoyaron a los más importantes clubes del balompié del país.

A pesar que a lo largo de los años se han hecho revelaciones de la injerencia de esas personas en el fútbol local, este jueves 15 de octubre el reconocido exárbitro argentino Carlos Espósito hizo una nueva confesión que tiene como protagonista a Jhon Jairo Velásquez, 'popeye', recordado integrante en su momento del cartel de Medelllín.

Lea también: El mensaje que le dejó Ronaldo a Neymar por ser el segundo goleador histórico de Brasil

En diálogo con el programa 'Un Buen Momento' de Radio La Red de Argentina, Espósito contó la situación que tuvo que vivir y la amenaza que recibió por parte de 'popeye' cuando fue designado para dirigir un partido por Copa Libertadores en la capital del departamento de Antioquia.

El exjuez comenzó su relato manifestado que al arribo al aeropuerto de Medellín fue esperado por otro árbitro colombiano de apellido Sierra, quien procedió a embarcarlo en un carro para dirigirlo al hotel, sin embargo durante dicho trayecto las personas que lo acompañaron le hablaron a él y sus asistentes Juan Antonio Bava y Abel Nieto sobre lugar en los cuales habían acabado con la vida de otros árbitros.

Seguidamente, al llegar al hotel, Espósito contó que recibió una invitación para asistir a una comida, la cual declinó, pero horas después, cuando estaba en su habitación recibió la visita de "cuatro personas armadas y detrás de ellos el famoso 'popeye' con una maleta" diciendo que habían 250 mil dólares".

El exjuez aseguró que 'popeye' les ofreció el dinero, pero ellos no lo aceptaron a lo que el integrante del cartel de Medellín respondió cerrando la maleta y afirmando que "la vida de ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires puede costar mil dólares cada".

Le puede interesar: Carnaval de goles: Nacional sufrió, pero ganó sobre la hora contra Rionegro

Luego de los sucedido, los jueces argentinos ni supieron cómo reaccionar, pero finalmente permanecieron en el hotel y el día siguiente hicieron su trabajo en el estadio.


 

Fuente

Antena 2

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.