"Nunca pondremos en juego la seguridad del equipo francés", declaró este jueves en la emisora RTL la ministra de Deportes Laura Flessel, al referirse a la amenaza nuclear norcoreana y los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en febrero en la vecina Corea del Sur. "Si (la situación) empeora y no logramos tener garantizada la seguridad, nuestro equipo de Francia se quedará aquí", declaró Flessel, que de esta manera se convierte en la primera responsable política que pone en duda la participación de un país en los próximos Juegos Olímpicos. El Comité Olímpico Internacional (COI) ha mantenido hasta ahora su confianza en la celebración de los Juegos en Pyeongchang y que no tiene "un plan B". Los Juegos Olímpicos de Invierno están programados del 9 al 25 de febrero de 2018 en Pyeongchang, una ciudad situada a 80 km de la frontera con Corea del Norte, lo que ha generado zozobra ante una prueba nuclear reciente y una serie de lanzamientos de misiles. Hace casi dos semanas, Corea del Norte llevó a cabo su sexto ensayo nuclear y aseguró haber hecho estallar una bomba H (de hidrógeno), que puede instalarse en un misil y es más poderosa que una bomba atómica. El ensayo generó una ola de condenas internacionales, entre ellas las del gobierno norteamericano, que dejó entrever la posibilidad de una intervención militar en la península coreana. Tomado de AFP