Cargando contenido

El futbolista colombiano mandó a volar unos metros a la estrella del fútbol de Brasil.

Neymar y Davinson
Neymar y Davinson
AFP y Colprensa

Ser defensa y jugar contra Neymar debe ser desesperante. Eso seguramente pudo sentirse en el juego amistoso entre Colombia y Brasil que se disputo el viernes en el Sun Life Stadium en Estados Unidos y que dejó un marcador final de 2-2.

Y es que en la segunda mitad, el desempeño del brasileño fue tan alto que el minuto 74, Davinson Sánchez, ante la inminencia del gol, no tuvo más opción que mandar a Neymar contra una valla.

La jugada fue por la banda izquierda y ante la velocidad desbordante de Neymar y la posibilidad de ejecutar un centro que podría haber liquidado el partido a favor de Brasil, el defensa del Tottenham sacó su brazo y con su fuerza descomunal mandó a volar al delantero del París Saint-Germain, que se golpeó contra una pancarta y se retorció en el campo, algo muy común en él, mientras los jugadores de Brasil reclamaban indignados.

Cabe resaltar que en el primer tiempo Neymar no estuvo conectado con el partido pues anduvo algo cabizbajo, distraído y fue neutralizado en varias ocasiones por Stefan Medina y Davinson Sánchez. Pero, en el segundo tiempo, su ritmo fue completamente distinto y renació en medio de regates y carreras largas que comenzaron a descolocar a la defensa colombiana.  

En el minuto 57, cuando el equipo cafetero ganaba el juego 2-1, la megaestrella brasileña logró empatar el encuentro. Después de ese golpe anímico, Brasil presionó ferozmente a Colombia y la dupla Davinson-Stefan por la banda izquierda se rindió ante la magia de Neymar.

Al final, todo fue descontrol y el brasileño originó varias jugadas que pusieron en serio peligro el arco de David Ospina.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido