Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

dchavarro
Luis Suárez, Atlético de Madrid
Luis Suárez con su equipo Atlético de Madrid.
AFP

Aún no funciona el Atlético de Madrid con la constancia, la fiabilidad y la autoridad que pretende Simeone, sometido el primer tiempo por el Betis y desfigurado al descanso, en un duelo al que no le encontraba solución hasta que Marcos Llorente inventó un gol de la nada y promovió una reacción ya incontestable, consolidada en el tiempo añadido por el 2-0 final de Luis Suárez.

A los 23 segundos de la reanudación, del 1-0 surgió otro equipo rojiblanco completamente diferente al que había sido desbordado y apagado en todo el recorrido hasta el intermedio por el Betis, que perdió su ocasión en el primer acto, también por mérito de Oblak, y que pasó de repente de ganador a los puntos a perdedor indudable del encuentro. No salió goleado por las paradas de Claudio Bravo.

Ya son 21 partidos seguidos invicto del Atlético, la mejor racha de su historia en la Liga en ese sentido. Está dos puntos por detrás del liderato, pero con un partido menos. Y ya divisa un encuentro clave el próximo martes en la Liga de Campeones con el alivio de un triunfo cuyo valor es formidable, más aún visto el primer tiempo.

Le puede interesar: Jéfferson Lerma sufrió una lesión y enciende las alarmas en la Selección Colombia

Hasta el intermedio, el equipo local sintió el agobio. Ajeno a la pelota -un elemento completamente visitante durante todo el primer tiempo-, pero sobre todo sin reacción ni capacidad para rebelarse con celeridad contra el escenario del duelo, quedó expuesto al Betis, porque era rebasado en el centro del campo con una rotundidad impensable y, por extensión, en el resto de los sectores.

Aunque, el delantero uruguayo, Luis Suárez ni siquiera es capaz de plantear una ofensiva trenzada, bien al contragolpe, bien en transición o bien en posesión, ofrece por momentos algunas ocasiones inimaginables en tal panorama, siempre preparado para el error ajeno o para armar el remate. 

Y a Marcos Llorente. Reubicado este sábado en su mejor posición hoy por hoy, que es delantero -ni el medio centro ni la banda derecha-, él inventó de la nada el 1-0 del Atlético: explotó su zancada dentro del área, esa conducción que por velocidad le hace imparable en ese pasaje, y, por muy escorado que estaba, ingenió una fórmula imprevista para sortear la salida de Claudio Bravo, sutil para aprovechar el hueco abierto entre el portero y el primer palo.

Vea también: Falcao marcó golazo, pero fue expulsado en victoria de Galatasaray

Finalmente, Oblak triunfó en un duelo individual con Sanabria, ganador por la pierna izquierda con la que repelió el remate, pero tanto como que eso ya fue algo aislado entre la reacción del Atlético, que tuvo cuatro ocasiones más en un instante, por medio de Hermoso, Carrasco -dos veces- y Herrera. Uno lo rechazó el poste. Y el resto Bravo, que evitó la goleada. Aún paró otra más a Luis Suárez y otra a Carrasco -ya con Montoya expulsado-. No pudo de nuevo ante el uruguayo, autor del 2-0 en el tiempo añadido. Nada que ver con el enredo previo que había resuelto Marcos Llorente.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.