Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Hinchas colombianos hacen fiesta en Saranks
Hinchas colombianos hacen fiesta en Saranks
Inaldo Pérez - RCN Radio

Saransk, una pequeña ciudad situada a 640 kilómetros al este de Moscú, hospeda en las últimas horas a los seguidores de Colombia, los miles de aficionados que peregrinan por Rusia en apoyo a su selección.

El Mordovia Arena, maquillado para la cita mundialista, con capacidad para más de 40.000 espectadores que una vez eche el cierre como sede reducirá su aforo en unos veinte mil, acomoda sus gradas para el fan colombiano en especial, que en número y colorido supera al nipón en Rusia 2018.

Saransk, sede del mundial solo en la primera fase, adopta este mes de junio un claro color americano. Elegido como alojamiento de la selección de Panamá durante toda la competición, recibe, puntualmente, a otros combinados latinos.

Pasó por esta ciudad de poco más de 300.000 habitantes Perú en días atrás, para auxiliar al equipo del argentino Ricardo Gareca en el duelo que perdió contra Dinamarca. El combinado inca inundó las avenidas y los alrededores de los ríos Saranka e Insar. Más de 20.000 peruanos pernoctaron en esta ciudad rusa.

Este martes el turno fue de Colombia. El calor ha invadido de golpe Saransk, que días atrás apenas alcanzaba los veinte grados de temperatura. El fan del conjunto cafetero ya pobla los aledaños del estadio, al que han irrumpido con menos previsión que los de Perú, que aprovecharon más de un día para convivir con la ciudad.

Nunca ha vivido una situación similar esta localidad de la cuenca del Volga, centro financiero y económico de la República de Mordovia, resignada a convivir con un equipo que milita en la segunda categoría del fútbol ruso, a donde cayó hace ya un año, cuando era entrenado por Dmitri Chrerichev, padre de Denis, ídolo actual de la selección local, jugador del Villarreal español y que fue el mejor del partido de apertura.

Colombianos a las afueras del estadio

Dmitri, exjugador del Sporting Gijón, Burgos y Aranjuez en España, a donde llegó tras brillar en el Dinamo Moscú, no llegó a permanecer un año completo en el Mordovia Saransk, cuyo banquillo abandonó en enero del 2017.

Los intentos por retornar a la Premier League rusa es el único aliciente del seguidor de esta ciudad de Mordovia, resignado a partidos menores que ahora se aferra al fútbol de primer nivel que el mundial le ha regalado.

Colombianos a las afueras del estadio

Clavadista Orlando Duque apoyando a Colombia

El apoyo de un niño colombiano para la Selección

Saransk aguarda con impaciencia la llegada de Cristiano Ronaldo. El cartel de acontecimientos del Mordovia Arena incluye el último partido del Grupo B entre el conjunto luso e Irán, en el cierre de la primera fase y el astro del Real Madrid es un reclamo auténtico para un público nada habituado a futbolistas de relumbrón.

Panamá, invitada de excepción de la ciudad, formará también parte de la clausura de Saransk como sede mundialista. El conjunto centroeuropeo disfruta de su primera fase final. Y jugará en esta localidad su último encuentro de la ronda. Frente a Túnez, el 28 de junio.

Después, la capital de Mordovia recuperará la normalidad. La excesiva tranquilidad que invade habitualmente el día a día de una región sin sobresaltos bajo los ojos del universo durante unas semanas a causa del mundial.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.