Cargando contenido

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sebastian Haller
Sebastian Haller
www.instagram.com/caf_online

Costa de Marfil, en un torneo plagado de contratiempos y dudas, con un cambio de entrenador a medio recorrido y exigido por su condición de anfitrión, compensó todos los males padecidos en el torneo con una remontada en la final ante Nigeria (1-2) que le proporcionó el tercer título de la Copa Africana de Naciones de su historia.

Tuvo una fase de grupos mala y se clasificó gracias a ser una de las mejores terceras. Destituyó al seleccionador Jean Louis Gasset y Emerse Fae tomó las riendas. Con él llegó el milagro marfileño que atravesó cada eliminatoria hasta alcanzar una final en la que se impuso al favorito.

Liderado por el talento de Simon Adingra, autor de las dos asistencias, y el acierto del exjugador del Barcelona Frank Kessie y del atacante del Borussia Dortmund Sebastian Haller, se hizo con el título en la quinta final que disputaba. Había ganado dos, en 1992 y el 2015, y perdió las del 2006 y el 2012. Además, se puso a la altura de Nigeria, que se queda con los tres trofeos logrados en su historia.

Se mostró superior a su rival, que solo había encajado dos goles en todo el torneo y que se puso por delante al borde del descanso, en el minuto 38 y después de dos amenazas locales, en las botas de Max Gradel y de Simon Adingra, que no encontraron el objetivo.

El tanto nigeriano llegó en un córner botado por Ogochukwu Onyeka que alargó Samuel Chukwueze y que recogió, de cabeza, el capitán, William Troost-Ekong, que llevó el balón a la red.

Mejoró el conjunto marfileño, el primer equipo anfitrión que gana el título de la Copa de África desde Egipto en el 2006, que igualó a la hora de juego cuando un córner botado por Simon Adingra fue rematado de cabeza por Frank Kessie.

La victoria llegó en el tramo final, a nueve del cierre, cuando apuntaba a la prórroga. Fue en una acción desde la izquierda, un pase medido de nuevo del futbolista del Brighton al corazón del área donde irrumpió Haller, se anticipó a los centrales y llevó el balón a la red.

El atacante del Dortmund que regresó hace un año a los terrenos de juego tras superar un cáncer de testículos se convirtió en el héroe de Costa de Marfil, que obró el milagro.

Otras noticias

La experiencia de correr en la ciudad de los templos de Tailandia

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.