Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Dario Benedetto, delantero de Boca Juniors
Dario Benedetto, delantero de Boca Juniors
AFP

Un diciembre poco habitual se vive en Argentina, España y gran parte de Latinoamérica por cuenta de la atípica final de la Copa Libertadores que disputaron River Plate y Boca Juniors en Madrid.

Antes de concluir el primer tiempo fue Darío Benedetto quien adelantó a Boca (0-1) al minuto 44 en un encuentro vibrante que se disputó en el estadio Santiago Bernabéu.

Luego de recibir un pase en profundidad de Nahitan Nández, Benedetto adelantó a los xeneizes en el emotivo partido.

Posterior a su anotación, el delantero hizo un gesto que para muchos puede resultar ser provocador pues le sacó la lengua e hizo morisquetas a su rival.

Su mueca se dio mirando a los defensas de River Plate mientras corría hasta una de las esquinas del campo para celebrar con la hinchada de Boca Juniors que estaba en ese sector del Bernabéu.

Paradójicamente, el insólito gesto de Benedetto no fue visto por el juez del partido ni por sus asistentes. Tampoco fue advertido por quienes estaban a cargo del videoarbitraje en el VAR.

No es la primera vez que se dan estas celebraciones en un clásico River-Boca. Era semifinales de la Copa Libertadores de 2004 cuando Carlo Tévez fue expulsado por haber hecho el gesto de la gallina, en evidente burla a su rival.

Hay quienes han considerado que el problema de la violencia en el fútbol empieza al provocar a los rivales, algo que también puede tener origen en el comportamiento de los jugadores.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.