Cargando contenido

Según los medios, la salida de Capello estaría más relacionada con su mala relación con los dirigentes.

Fabio Capello
Foto tomada de AFP

El técnico italiano Fabio Capello, exentrenador entre otros del Real Madrid, abandonó el Jiangsu Suning, anunció el club de la Superliga China este miércoles, poniendo fin a nueve meses de relación.

"Tras consultas amistosas entre las dos partes, el contrato de Fabio Capello ha sido rescindido antes de tiempo. Capello ya no es el entrenador del Suning FC", declaró el club en las redes sociales.

El exseleccionador de Inglaterra, de 71 años, que negó estar interesado por el puesto vacante de seleccionador de Italia, no logró hacer brillar al equipo chino, que cuenta en sus filas con jugadores como el excentrocampista brasileño del Chelsea Ramires o su compatriota y delantero Alex Teixeira.  

Capello, quien a lo largo de su ilustre carrera se sentó también en los banquillos del AC Milan, la Juventus de Turín, la Roma y la selección de Rusia, comenzó su andadura en China en junio pasado.

Según los medios chinos, el club le ofreció un contrato de 18 meses y 10 millones de euros (USD 12,4 millones) para recuperar a un equipo, amenazado con entrar en la zona de descenso.

Pero bajo las órdenes de Capello, el club de la ciudad de Nanjing (este) terminó en una modesta duodécima posición entre 16 la pasada temporada y tiene solo una victoria por dos derrotas en la presente.

Según los medios, la salida de Capello estaría más relacionada con su mala relación con los dirigentes, especialmente en lo que a traspasos se refiere, que con los resultados. Para reemplazarlo se baraja el nombre del rumano Cosmin Olaroiu.

A la marcha de Capello se acompañó la salida de otro italiano, Walter Sabatini, que ocupaba las funciones de coordinador técnico de los equipos del grupo Suning. En sus labores tenía a su cargo el Jiangsu Suning pero también el Inter de Milán, el gran club italiano, propiedad del Suning.

Según la prensa deportiva italiana, Sabatini y Suning pusieron fin al contrato de mutuo acuerdo. Sabatini, que había sido nombrado en mayo de 2017, estaba disconforme con las inversiones de los dirigentes chinos para el Inter de Milán, que consideraba insuficientes.
 

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido