Cargando contenido

El jugador contó la historia de tres mujeres que les daban a él y a otros niños las hamburguesas que sobraban del día.

Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo
AFP

Paula Leça dice ser una de las tres mujeres que trabajaban en un McDonald’s y les regalaban hamburguesas a Cristiano Ronaldo y a otros niños futbolistas que estaban en la cantera del Sporting de Lisboa. Para esa época, Ronaldo tenía unos doce años de edad, vivía lejos de su familia y no tenía mucho dinero.

“Aparecían frente al quiosco, como si no quisieran la cosa, y cuando había hamburguesas de más, nuestra gerente daba permiso de entregarlas. Uno de ellos era Cristiano Ronaldo, que resultó ser el más tímido. Así sucedía casi todas las noches de la semana”, aseguró Leça al programa ‘Bola Branca’, de radio Renascença, de Portugal.

Lea también: La dura historia de vida del actor que interpreta a 'Didier' en 'Lady, la vendedora de rosas'

Sin embargo, el periodista Piers Morgan asegura que ella no es una de las tres mujeres que el jugador está buscando. Morgan fue la persona a la que Cristiano Ronaldo le contó esta historia, en entrevista para la cadena británica ITV emitida este jueves. En esa charla, el astro portugués pidió ayuda para encontrar a las tres mujeres, pues solo recordaba la identidad de una de ellas (Edna) y el local donde trabajaban ya no existía.

Ronaldo aún está muy agradecido con ellas y quiere retribuirles de alguna forma lo que hicieron por él, pues eran tiempos muy duros en su vida: era un niño, recién fichado por el Sporting de Lisboa, y estaba lejos de su familia, que vivía en la isla de Madeira. Es decir, si quería ir a visitar a sus seres queridos, tenía que ir en avión.

“Cuando era niño, de unos once o doce años de edad, no teníamos dinero. Vivíamos en el mismo lugar con otros jugadores jóvenes”, cuenta el jugador en la entrevista, y añade: “Fue muy difícil, unas épocas muy difíciles sin la familia".

Audio

Cuando Cristiano Ronaldo pedía hamburguesas regaladas

0:27 5:25

Le puede interesar: Misil de Cuadrado al Atlético, mejor gol de la semana en la Champions

Y en la noche a él y a sus compañeros les daba hambre. Así que cuando eran las 10:30 o las 11:00 p.m., salían a conseguir comida: “Teníamos un McDonald’s al lado del estadio, donde vivíamos, e íbamos a la puerta trasera y tocábamos”. Cuando les abrían, preguntaban: “Ey, ¿quedó alguna hamburguesa?”. Y “Edna y otras dos chicas” les daban las hamburguesas.

“Nunca las encontré de nuevo. Hablo con algunas personas en Portugal para tratar de encontrar dónde están las chicas, porque no las encuentro. Cerraron el McDonald’s”, dice el jugador, que promete invitarlas a cenar, si las encuentra.

"Si esta entrevista ayuda a encontrarles, estaré muy feliz, porque quiero invitarlas a Turín o a Lisboa, a venir mi casa, a cenar conmigo. Quiero encontrarlas, para ser honesto”, añade, y reitera que fueron tiempos muy difíciles para él. Por eso, comenta, nunca se ha olvidado del gesto que ellas tenían con él y sus compañeros.

Por su parte, Leça asegura que sí aceptaría la invitación de Cristiano Ronaldo y que aprovecharía la cena para recordar esos momentos. Ella ya no trabaja en McDonald’s. Dice que ya no tiene contacto con Edna, el único nombre que recuerda el jugador, y afirma esto no ha sido un invento suyo, aunque reconoce que al principio no podía creer que ella pudiera haberle dado hamburguesas a Cristiano Ronaldo.

Falta ver si es cierto lo que ella dice o si Piers Morgan tiene razón.

La entrevista con Leça se puede ver en este enlace.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido