Cargando contenido

El dirigente aseguró que su equipo está en desventaja y lo denominó como robo para los hinchas.

Daniel Angelici y Rodolfo D'Onofrio
Daniel Angelici (presidente de Boca) y Rodolfo D'Onofrio (presidente de River).
AFP

La final de la Copa Libertadores en Madrid se recordará "como la tremenda vergüenza del fútbol argentino", aseguró el presidente de River Plate, Rodolfo D'Onofrio, que considera partir "en desventaja" respecto a Boca Juniors.

"Se recordará como una vergüenza, como la tremenda vergüenza del fútbol argentino", afirmó el mandatario en una entrevista en el diario español El País a dos días de la final de vuelta prevista el domingo en el estadio Santiago Bernabéu.

Vea aquí: La curiosa condena que recibió el agresor del bus de Boca

"River es un damnificado. Acá se les prohibió a 66.000 aficionados, gente que vino de todos los lugares de Argentina y del mundo, a ver esa gran final. Y ahora les pusieron el espectáculo a 10.000 kilómetros. Estamos en desventaja", lamentó.

"Al hincha de River le robaron su partido, le robaron la posibilidad de ver la gran final", insistió.

El encuentro entre los dos archirivales porteños en la gran final continental despertó pasión en Argentina, pero la contienda se vio envuelta en polémica el 24 de noviembre por los incidentes ocurridos en el estadio Monumental de River.

Tras empatar 2-2 en la Bombonera, el partido decisivo quedó aplazado por el ataque con piedras y gases lacrimógenos contra el autobús de Boca Juniors que dejó a dos jugadores xeneizes lesionados.

Después de días de incertidumbre, la Conmebol anunció su traslado a Madrid contra el criterio tanto de Boca, que quería ganar en los despachos, como de River, que reivindicaba mantener la localía.

"Fueron 40 o 50 delincuentes que no tienen que estar en el fútbol y hay que exterminarlos para siempre", dijo D'Onofrio, llamando a las autoridades argentinas a actuar para acabar con las "Barras Bravas".

Le puede interesar: "Los partidos se ganan en la cancha": Franco Armani

"Pero para hacerlo necesitas tener la seguridad adecuada. Si yo me pongo en la calle a decir que no quiero que entre más al estadio amenazarán de muerte a mi hija, a mi mujer y a toda mi familia", añadió, asegurando haber recibido amenazas de muerte de "200 o 250 hinchas de Boca".

"Lo más vergonzoso es que tenemos un problema como Argentina. ¿Cómo puede ser que en nuestro país no se pueda jugar el River-Boca?", se preguntó.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido