El atacante brasileño del Manchester City, Gabriel Jesus, anunció que no tendrá que ser operado de la rodilla, tras la lesión sufrida el domingo en el partido contra Crystal Palace, pero podría permanecer tres meses sin jugar.

"Una radiografía de mi rodilla izquierda reveló una pequeña lesión en el ligamento colateral medial", escribió el lunes Jesus en su cuenta de Instagram.





"Gracias a Dios no es muy grave y no tendré que someterme a ninguna cirugía. Prometo volver lo antes posible" al terreno de juego, agregó el internacional brasileño.

El brasileño, que salió llorando de la cancha el domingo pasado, debe someterse a nuevos exámenes en los próximos días que permitirán establecer un diagnóstico definitivo.

Según la gravedad, las lesiones en los ligamentos pueden hacer que los jugadores tarden hasta tres meses en volver a jugar.