Foto tomada de AFP



Matías Messi, hermano mayor del capitán de la selección argentina, Lionel Messi, cumplirá prisión domiciliaria en una causa por tenencia de un arma de fuego, informó este lunes la fiscalía que entiende en el caso.

El acusado será dado de alta "en las próximas horas" del hospital donde se lo asistió por heridas en el rostro a causa de un accidente náutico, dijo a la prensa el titular de la fiscalía de Cibercrimen y Armas, Lucas Altare.

Matías Messi, de 35 años, será trasladado por la policía a su casa, en la ciudad de Rosario, natal de la familia, a 300 Km al norte de Buenos Aires, según el informe del fiscal.

El 30 de noviembre pasado, el hermano del goleador fue detenido tras ser rescatado de una lancha a la deriva, en un río, frente a un club de pescadores, con heridas en la cara, y un arma calibre 380 cuya portación no supo explicar.

La policía halló manchas de sangre en la pequeña embarcación. A raíz de las lesiones fue hospitalizado pero bajo prisión preventiva, condición que se mantendrá cuando sea llevado a su domicilio.

Fue el segundo caso en el cual Matías Messi es arrestado con un arma en su poder y por lo tanto es reincidente. El delito de tenencia ilegal de un arma de grueso calibre tiene una pena de tres años y medio a ocho años y medio de cárcel.

"El garante de este acuerdo de prisión domiciliaria es su padre, Jorge Messi", dijo Altare. El abogado defensor, Ignacio Carbone, dijo a la prensa que el detenido "es una persona de bien, que no se va a fugar".