Cargando contenido

Lille es 19 en la tabla de posiciones con 28 unidades.

Hinchas de Lille
Hinchas de Lille invadieron el campo de juego
AFP

Alrededor de 100 ultras del Lille invadieron el campo para golpear a los jugadores de su equipo, que fueron escoltados a los vestuarios, este sábado tras el pitido final en el empate 1-1 ante Montpellier.

Los aficionados violentos lograron acceder al césped y corrieron tras los jugadores, a los que en algunos casos golpearon, principalmente con patadas, antes de que los agentes establecieran un cordón de seguridad que permitió a los futbolistas alcanzar los vestuarios del estadio Pierre Mauroy.

"No comprendo su reacción. Los aficionados han reaccionado como si el campeonato se hubiera acabado y hubiéramos descendido, cuando todavía quedan nueve partidos. Estoy de acuerdo con los que están decepcionados, pero podían expresar su descontento de otra manera", señaló el capitán del Lille Ibrahim Amadou.

Una decena de minutos después de la invasión, ya con los futbolistas a salvo, los ultras abandonaron el césped. 

El entrenador del Lille Cristophe Galtier también expresó su sorpresa por lo sucedido: "Son situaciones muy difíciles pero mis jugadores no merecen eso. Nuestros hinchas están enfadados y hay frustración pero invadir el terreno y la violencia no arreglan nada".

La justificación que ofrecen de su acción es la mala marcha del equipo, penúltimo de la clasificación, en zona de descenso. Este sábado, hasta el minuto 64, Lille salía de la zona roja al ganar 1-0, pero Montpellier empató y se desató la tormenta.

'Jugadores que tuvieron miedo'

"No puedo aceptar que jugadores de mi equipo hayan sido agredidos. Hay límites que no se pueden superar. Yo estaba ya en el vestuario, pero hubo jugadores que tuvieron miedo. Somos un grupo bastante joven y no vemos todos los días imágenes como estas", dijo el centrocampista del Lille, Yassine Benzia.

Precisamente el presidente del Lille Gerard Lopez había destacado justo antes del partido el diálogo positivo que tenía con los diferentes grupos de hinchas.

Por la acción de sus ultras, el Lille se arriesga a una dura sanción. En la historia reciente del fútbol francés está la interrupción del Bastia-Lyon el 16 de abril del 2017, cuando los ultras del equipo isleño atacaron a los jugadores del Lyon. 

La sanción contra el Bastia fue un partido perdido y dos encuentros a jugar en terreno neutro y a puerta cerrada.

Tras la 29ª jornada el Lille es penúltimo. Vive una temporada catastrófica, también fuera de los terrenos de juego, donde debe gestionar su batalla judicial con Marcelo Bielsa, que llevó a los tribunales su despido y demanda unos 18 millones de euros a la entidad, que tuvo prohibido fichar durante el mercado de enero y fue descendida de manera provisional a segunda división por la policía financiera del fútbol (DNCG).

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido