Foto: AFP



El condado surcoreano de PieongChang se prepara para una histórica ceremonia de apertura de unos JJOO de Invierno, en los que las dos Coreas desfilarán unidas y en la que estará presente la hermana del líder norcoreano.

A la presencia en la tribuna del estadio olímpico de Kim Yo-jong, hermana de Kim Jong-un, y del presidente honorífico de Corea del Norte, Kim Yong-nam, se une la del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, además de la del presidente surcoreano, Moon Jae-in.

Otros mandatarios como el primer ministro nipón, Shinzo Abe, o el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, atenderán también una ceremonia en la que las dos Coreas, técnicamente aún en guerra, realizarán su primer desfile olímpico conjunto en 12 años.

Más de 25.000 espectadores -alguno de los cuales ha llegado a pagar más de 1.350 dólares por entrada- presenciarán hoy en el estadio esta histórica ceremonia que arranca a las 8:00 p.m., hora local., 6:00 a.m., hora colombiana.

Las autoridades surcoreanas han desplegado un impresionante dispositivo de seguridad en torno al pueblo Daegwallyeong, donde está el estadio y donde se han cortado los accesos por carretera para la mayoría de vehículos a excepción de los autobuses que la organización ha habilitado específicamente para ir y venir.

Varias horas antes del inicio de la ceremonia el entorno del municipio registraba largos atascos que han afectado incluso a las representaciones diplomáticas que han sido invitadas a la inauguración.

El entusiasmo era patente en los viandantes que llenan Daegwallyeong, tuvieran o no entrada para una ceremonia que saben histórica.

"Hemos venido a disfrutar de la nieve porque en nuestro país no hay, y además tenemos la suerte de estar en un sitio donde la dos Coreas van a desfilar unidas hoy", cuenta a la Agencia Efe Glessie Basa, que ha venido desde Filipinas.

"Compramos las entradas en diciembre y temíamos los ensayos de misiles norcoreanos (PieongChang está solo a unos 70 kilómetros de Corea del Norte). Ahora estamos más tranquilos -tras los acuerdos de enero entre las dos Coreas para que el Norte participara- porque sabemos que va a ser seguro", relata su compañera Zumi Miranda.

"Es fantástico que Corea del Norte participe. ¿Creo que la manera en la que el régimen trata a sus ciudadanos es justa? No. Pero, ¿quiero bombardearles por eso? ¡No!", cuenta Angel Mancari, que estará en el estadio para ver desfilar a su hija, la snowboarder de EEUU Rosie Mancari, que en PieongChang debuta en unos JJOO.

No todos opinan como Mancari, especialmente en Corea del Sur, donde las manifestaciones de grupos conservadores en contra de la participación norcoreana se han repetido en diversos puntos del país en los últimos días.

Sin embargo, el enorme despliegue de seguridad solo ha posibilitado que unos pocas decenas se manifiesten cerca de los puntos de control de carretera, a varios kilómetros del estadio.

Por: RCN Radio y EFE