Foto tomada de AFP

El Juventus de Turín no falló este miércoles y se impuso por 2-0 al Dinamo Zagreb, gracias a los goles del argentino Gonzalo Higuaín y de Daniele Rugani, y selló el pase a los octavos de final de la Liga de Campeones como primero del grupo H. Los turineses atacaron con constancia a lo largo de todo el encuentro aunque lograron romper la igualdad sólo en la segunda mitad, merced a un derechazo de Higuaín, que rompió una sequía goleadora que duraba desde el pasado 2 de noviembre. El técnico Massimiliano Allegri apostó por el internacional argentino y el croata Mario Mandzukic como titulares mientras que rotó al capitán Gianluigi Buffon, al alemán Sami Khedira y al brasileño Álex Sandro para que lleguen mejor preparados al derbi contra el Torino del domingo en la Serie A. Los turineses, que llevaban más de un año sin ganar un partido europeo en casa, impusieron su ritmo al partido desde el comienzo ante un Dinamo Zagreb que trataba de cerrarse atrás y aprovechar la rapidez del argelino El Arbi Soudani al contragolpe. El centrocampista bosnio Miralem Pjanic fue el más activo del Juventus en la primera mitad y se acercó al tanto del 1-0 en dos ocasiones: en el 32, lo intentó con un cabezazo mientras que en el 41 lanzó una falta directa desde los 25 metros pero el portero logró despejar el balón en ambos casos. Los esfuerzos del campeón de Italia tuvieron premio al principio de la reanudación, cuando el "Pipita" Higuaín desbloqueó el partido con un derechazo tras una buena asistencia del gabonés Mario Lemina (m. 52). El exmadridista rompió una sequía goleadora de 418 minutos (no marcaba desde el pasado 2 de noviembre contra el Lyon) y pudo celebrar su décima diana de la temporada. El Juventus no paró de atacar incluso después de conseguir la ventaja y, tras un aviso de Lemina, que lo intentó con un remate desde fuera del área, amplió distancias gracias a un cabezazo del defensa Daniele Rugani (m. 73). Se trata del segundo tanto consecutivo para el internacional italiano, que también vio puerta en el último duelo de la Serie A (Primera División) ganado por 3-1 contra el Atalanta. Con el partido ya sentenciado, Allegri dio paso al argentino Paulo Dybala, que no jugaba desde el pasado 22 de octubre a causa de una lesión muscular sufrida en el duelo contra el Milan. El argentino se presentó con un buen remate desde fuera del área que el portero logró despejar. Tras tres minutos de tiempo añadido, el Juventus pudo celebrar un triunfo que vale la primera posición en el grupo H, con 14 puntos, por delante del Sevilla, que suma once. Los dos conjuntos conocerán su rival en los octavos el próximo lunes 12 de diciembre en el sorteo de Nyon (Suiza). Sevilla se mete en octavos con un sufrido empate en Lyon El Sevilla cumplió con los pronósticos y rubricó en Lyon su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones, pero lo hizo sufriendo tras lograr un triste empate sin goles. El conjunto hispalense partía con ventaja puesto que para clasificarse le bastaba con empatar o no perder por más de un gol de ventaja. El Olympique de Lyon, que pasará a jugar la Liga Europa, mereció mejor suerte, al contar con numerosas ocasiones para marcar, pero acabó pagando su ineficacia frente a la portería de Sergio Rico, salvado en dos ocasiones por los palos. El Sevilla salió con un planteamiento conservador, sin un delantero puro, al dejar Sampaoli en el banquillo a Vietto y Ben Yedder. El técnico argentino optó por poner en punta a Vitolo y Nasri, además de colocar un muro en el centro del campo situando a Iborra junto a N'Zonzi. La primera mitad fue trepidante. Los palos rechazaron tres disparos y en dos ocasiones se cuestionó al árbitro por dos posibles penaltis claros, uno en cada área. El Olympique comenzó con su equipo de gala, con Valbuena a la batuta y Lacazette en punta. Como estaba previsto, el conjunto francés salió a tratar de controlar el partido presionando muy arriba al Sevilla. Si bien, la primera gran ocasión fue para el once hispalense. En el minuto 19 Vitolo sentó con un gran regate a Rafael y envió un balón cruzado que repelió el poste. Fue la jugada que abrió la caja de pandora. Un par de minutos después Valbuena regateó a Mariano en el pico del área y todo el estadio pidió penalti. Las protestas no tardaron en desaparecer porque en la siguiente jugada Vitolo se plantó sólo ante Anthony Lopes y, tras driblar al portero francés, cayó en área. Un jugada que el sueco Jonas Eriksson no sancionó con la pena máxima, ni con la expulsión del guardameta, ante el asombro de los más de 52.000 espectadores que abarrotaron el Parc Olympique Lyonnais. Una jugada que en vez de congelar el corazón del once local, lo aceleró. El Olympique viendo que estaba más cerca de encajar un gol que de marcarlo se lanzó a tumba abierta. En el minuto 23, Tolisso envió un balón al larguero y poco después Mariano despejó un disparo envenenado de Lacazette. El Sevilla sufría ante el asedio galo. Valbuena fue una pesadilla para Mercado en la banda izquierda. El menudo centrocampista francés en una de sus internadas envió un zapatazo que el larguero se ocupó de despejar para desesperación de la parroquia local. Hasta doce remates sumó el Olympique en la primera mitad por uno sólo del Sevilla que acabó pidiendo al árbitro que pitara el descanso. La segunda parte comenzó con el Sevilla tratando de mejorar su decepcionante posesión del balón, tan sólo un 37 por ciento hasta el momento. El conjunto de Sampaoli se mostró entonces más sólido en el centro del campo, logró cortocircuitar el juego lionés e incluso crear peligro. Rami remató alto de cabeza minutos después de regresar de los vestuarios. Sampaoli decidió entonces añadir pólvora al juego de su equipo dando entrada a Ben Yedder y sentando a Sarabia. Sin embargo el francés apenas pesó en el partido. El Sevilla se dedicó a neutralizar las acometidas lionesas y a ralentizar el ritmo de juego con la cualquier excusa. La ineficacia atacante lionesa hizo el resto. El Sevilla amarró el empate y el pase a octavos como segundo del Grupo H, y envió al Olympique a la Liga Europa. Tomado de EFE