Cargando contenido

La estrella de los Warriors había salido del campo lesionado en el último partido ante Toronto Raptors.

Kevin Durant
Kevin Durant, alero de Golden State Warriors.
AFP

El estelar alero de los Golden State Warriors, Kevin Durant, sufrió una rotura del tendón de aquiles en el quinto juego de la Final de la NBA frente a los Toronto Raptors, que ganaron los vigentes campeones 106-105 y los dejó vivos en la eliminatoria 3-2, confirmó este miércoles el propio jugador.

Lea también: Tres conclusiones que dejó el quinto partido de la final de la NBA

"Quería actualizaros a todos sobre mi estado: me rompí el (tendón de) Aquiles. La operación tuvo lugar hoy y fue un éxito, pan comido. ¡Mi vuelta empieza ahora!", señaló el alero, que estará de baja alrededor de un año.

El tiempo estimado de baja en lesiones así oscila entre los ocho meses y un año.

"Como dije el lunes, estoy profundamente dolido, pero estoy bien. El baloncesto es mi gran amor y quería estar ahí aquella noche porque eso es a lo que yo me dedico. Quería ayudar a mis compañeros en nuestra búsqueda del triplete.

Son cosas que pasan en el juego y estoy orgulloso de haber dado todo lo que pude físicamente, y estoy orgulloso de mis hermanos, que pudieron ganar el partido. Va a ser un largo viaje pero yo estoy hecho para esto", agregó junto a una foto después de su operación en Nueva York.

Lea también: Lesión en el tendón de Aquiles, un mal que acaba con las estrellas de la NBA

Durant, que hacía su regreso a la cancha tras casi un mes de baja por una lesión diferente en la pantorrilla, firmó en aquel juego 11 puntos en sus 11 minutos en cancha antes de desplomarse al principio del segundo cuarto y abandonando el Scotiabank Arena de Toronto antes de acabar el encuentro en muletas y con una bota protectora.

"No creo que haya que culpar a nadie pero sé cómo es este mundo y si hay que culpar a alguien, que sea a mí. Kevin Durant ama jugar al básquetbol. Es una de las personas más incomprendidas (que hay). Es un gran compañero, una gran persona y no es justo. Me siento afortunado de conocerle. No tengo información de lo que tiene hasta que le hagamos la resonancia pero la gente que trabaja con él son buena gente", apuntó el lunes con lágrimas en los ojos el mánager general de los Warriors Bob Myers.

Fuente

AFP

Encuentre más contenidos

Fin del contenido