Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La Selección y sus dos caras

[imagewp:224877] Foto Selección Colombia cortesía Colprensa



Ante Estados Unidos, un debut que no era fácil, la selección Colombia gano 2-0, padeciendo algunos problemas defensivos, sobre todo el futbol aéreo. Pero Ospina, alcanzo a conjurar lo que pudo ser lapidario.

 

Frente a Paraguay, más de lo mismo. Una victoria estrecha 2-1, que le aseguro el pase a cuartos, donde se verá con Ecuador o Perú, pero otra vez, Ospina, salvador gigante.

 

Son dos caras. Primeros tiempos elocuentes. Segundos tiempos inexpresivos.

Es cierto que se está haciendo una renovación en varias posiciones y que el equipo tiene una cara más joven y prometedora, pero el sufrimiento para sostener los dos resultados ha resultado desgastante.

Sebastián Pérez, Guillermo Celis y Daniel Torres, son el cambio generacional en una zona álgida. Atrás quedaron Abel Aguilar, Carlos Sánchez, hoy suplente, Edwin Valencia y el más reciente, Alex Mejía.

Bacca, es la cuota de gol, aunque se sabe que su futuro en Italia, ha sido puesto en discusión. El jugador quiere ganar títulos y Milán, hoy no es ese seguro de objetivos. A los 30 años el sabe que un paso adelante, seria salir del equipo rojinegro.

Pero en la selección sigue entonado. Atrás Ospina, Arias, Zapata, Murillo y un rejuvenecido Farid Díaz, forman la coyuntura mas solida.

James es un punto aparte. Un jugador que está siendo utilizado muy poco en su club, el Real Madrid, pero que en la selección demuestra agallas, deseos y se sacrifica bajo todo punto de vista. Jugar con la dificultad en un hombro como lo hizo ante Paraguay, tiene un doble valor. James es sin dudas el gran líder de esta nueva causa.

Pase lo que pase en el resultado de esta Copa extra, le quedara muy en claro al seleccionador Pékerman que el nuevo once colombiano ya está montado, pero le falta aceitarlo un poco en referencias especificas: mejorar el fútbol aéreo defensivo, y presionar mucho mas todo el tiempo. No se trata de hacerlo a cuenta gotas.