Foto tomada de AFP

Tras la sorprendente eliminación el jueves del serbio Novak Djokovic, el Abierto de Australia vivió este viernes una jornada mucho menos convulsa, con las victorias de los grandes nombres en la tercera ronda, entre ellos Andy Murray, Roger Federer, Angelique Kerber y Garbiñe Muguruza. En el cuadro masculino, Murray superó en tres sets al estadounidense Sam Querrey (32º), por 6-4, 6-2 y 6-4, mientras que Federer dejó fuera al décimo del mundo, el checo Tomas Berdych, por 6-2, 6-4 y 6-4. Con su victoria, Murray puede sentirse más seguro, tras torcerse el tobillo en el partido anterior ante el joven ruso Andrey Rublev. "Ha ido realmente bien. Me dolía ayer y todavía un poco esta mañana, pero va bien. He dudado un poco en algunos juegos, pero después a partir del final del primer set pude moverme muy bien", dijo el viernes. El escocés, que busca obtener su primer título en Melbourne Park tras haber perdido en la final cinco veces, se medirá en octavos al alemán Misha Zverev (50º), el hermano de la gran promesa germana, Alexander Zverev. ¿Camino despejado? Murray es todavía más favorito para ganar el título en este torneo después de la derrota el miércoles por sorpresa del serbio Novak Djokovic, campeón seis veces en el Abierto de Australia y número 2 mundial, que cayó en la segunda ronda contra el uzbeko Denis Istomin, 117º del mundo. "Para mí, no cambia nada salvo que llegue a la final, porque no juego contra Djokovic en la tercera o la cuarta ronda. Así que no me preocupo por ello. Obviamente, si luego llego a la final, tendrá un efecto. Muchas de las veces que he llegado a la final aquí me enfrenté a él", señaló el escocés sobre la caída de Djokovic, al que arrebató el número 1 de la ATP en noviembre. Por su parte, Federer despejó dudas con su triunfo sólido sobre Berdych, con un 6-2, 6-4 y 6-4. El suizo de 35 años, caído al 17º puesto del ránking, se sometía a su primer examen importante desde su regreso a la competición, tras seis meses de baja para curar una lesión de rodilla. Federer, campeón de 17 torneos del Grand Slam, cuatro de ellos en Melbourne, regaló al público del Rod Laver Arena una exhibición de tenis ofensivo y resolvió el choque en una hora y media. Se enfrentará en los octavos de final al japonés Kei Nishikori, quinto del mundo y que venció este viernes por un triple 6-4 al eslovaco Lukas Lacko (121º). También cumplió en esta ronda el campeón de 2014 en Australia, el suizo Stan Wawrinka, cuarto del mundo y que tuvo que esforzarse para superar al serbio Viktor Troicki, 35º del ránking, por 3-6, 6-2, 6-2 y 7-6 (9/7). Wawrinka jugará en los octavos contra el italiano Andreas Seppi, que se deshizo del belga Steve Darcis con un 4-6, 6-4, 7-6 (7/1) y 7-6 (7/2). La revancha de Muguruza En el cuadro femenino tampoco hubo grandes sobresaltos. Kerber, número 1 y defensora del título, terminó con las aspiraciones de la checa Kristyna Pliskova, 58º del mundo (6-0 y 6-4), mientras que Muguruza se impuso 6-4 y 6-2 a la letona Anastasija Sevastova. La tenista alemana se enfrentará en octavos a la norteamericana Coco Vandeweghe, quien por su parte eliminó a la canadiense Eugenie Bouchard, por 6-4, 3-6, 7-5. En el caso de Muguruza, la victoria sobre Sevastova tuvo sabor a revancha, con su triunfo en 64 minutos sobre la jugadora (33ª del mundo) que le había eliminado en el último Abierto de Estados Unidos. "Llegué sabiendo que la última vez que jugamos en un Grand Slam ella me ganó, así que estaba supermotivada. Quería tomarme la revancha y eso creo que me ayudó", estimó Muguruza. La jugadora nacida en Venezuela se medirá en octavos con la rumana Sorana Cirstea, que derrotó a la estadounidense Alison Riske por 6-2 y 7-6 (7/2). Tomado de AFP