Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sara Carbonero revela los secretos del vestuario del Real Madrid

Sara Carbonero, perdiodista y novia del capitán del Real Madrid y de la selección Iker Casillas, repasó la actualidad del equipo merengue en el programa de la televisión mexicana donde colabora todas las semanas.

En declaraciones en un programa deportivo de México, la periodista habló del supuesto últimátum de los capitanes Iker Casillas y Sergio Ramos a José Mourinho. "El presidente del Madrid hizo una rueda de prensa, algo que no es habitual, para desmentir esa noticia".

La periodista se explicó: " Vimos muy enfadado y nervioso a Florentino, lo que nos hace pensar que el clima dentro del vestuario no es nada bueno. No ha habido chantaje, pero es 'vox populi' que los jugadores no comulgan para nada con su entrenador. Ahora mismo, hay división en el vestuario y habrá que esperar a final de temporada si Mourinho para ver si Mourinho se va porque ahora mismo tiene muchos frentes abiertos en el Madrid".

Florentino desmintió el chantaje

Hace una semana, el presidente del Madrid salió a desmentir este supuesto ultimátum: "Ante la gravedad de lo ocurrido rompo mi norma de no hablar del día a día del club. Para que quede claro, es rotundamente falso que en la comida con los capitanes del martes pasado se plantease ningún tipo de ultimátum respecto al entrenador ni nada que se le parezca", aseveró con rotundidad Florentino Pérez en rueda de prensa.

El mandatario indicó que, "como es habitual y todos saben", la reunión que se celebró fue con "los dos capitanes y el director general" y cuyo "único fin de acordar las primas de las competiciones en curso". "La reunión se desarrolló en un clima magnífico y con una gran actitud de responsabilidad de los capitanes. No es cierto lo que se ha contado, ni en contenido ni en cantidades", aseguró.

De este modo, Florentino Pérez desmintió de forma tajante la información publicada, que aludía a un posible ultimátum de los capitanes al presidente para que decidiese no seguir con José Mourinho o, por el contrario, varios jugadores importantes optarían por marcharse.