El Tour de Francia afronta desde el martes su tercera y última semana con un descenso al valle del Ródano, en la etapa 16 entre Le Puy-en-Velay y Romans-sur-Isere, con un final favorable a los esprínteres antes del díptico de los Alpes. Un día después de la segunda jornada de descanso del Tour, el recorrido, de 165 kilómetros, está dividido en dos tercios de carreteras sinuosas y oscilantes, con un tramo final más suave por el valle. Los últimos 56 kilómetros de etapa, sobre un perfil llano, cuentan en cambio con el viento como posible factor determinante, antes de un último kilómetro con una suave subida antes de meta. Romans-sur-Isere (33.000 habitantes), recibe por primera vez a la Grande Boucle. Es la ciudad de Pierre Latour, vigente campeón de Francia contrarreloj, que corre el Tour con el maillot del AG2R. La salida desde Puy-en-Velay está prevista a las 11h30 y la llegada sobre las 3:20 p.m. hora local. Las miradas están con el colombiano Rigoberto Urán quien está en la cuarta posición a una diferencia de 29" con respecto al líder Froome y a 6" de la tercera casilla de la tabla que la ocupa el corredor Romain Bardet. RCN junto a AFP