Foto tomada de AFP

El Nápoles goleó 4-2 al Benfica este miércoles en la Liga de Campeones, gracias a un doblete del belga Dries Mertens y a los goles del eslovaco Marek Hamsik y del polaco Arkadiusz Milik, lo que le permitió hacerse con el liderato del grupo B con 5 puntos de ventaja sobre los portugueses. Los italianos son primeros con 6 puntos, por delante del Besiktas (2 puntos) y de Benfica y Dinamo Kiev (ambos con 1 punto). El conjunto napolitano se había puesto por delante 4-0, gracias a 3 goles marcados en los primeros 12 minutos de la reanudación, pero se relajó en la recta final y encajó dos tantos de los visitantes, firmados por el portugués Gonçalo Guedes y el argentino Eduardo Salvio. El Benfica sorprendió al Nápoles al comienzo del partido y tomó el mando de la posesión, guiado en el centro del campo por el portugués André Almeida y el serbio Ljubomir Fejsa. Los portugués apretaron con agresividad en las dos bandas y rozaron el 1-0 con el griego Kostas Mitroglu (m. 5). El portugués Nelson Semedo, muy activo en el carril derecho, centró con la derecha y Mitroglu remató de primera en el área pequeña aunque el portero español Pepe Reina logró despejar con una gran intervención. Tras los primeros 15 minutos de dificultad, en los que el Nápoles perdió por lesión al defensa español Raúl Albiol, los azules lograron reorganizarse y encerrar al Benfica en su mitad de campo. El conjunto italiano se adelantó en su primera ocasión merced a un cabezazo de Marek Hamsik tras un perfecto saque de esquina del argelino Faouzi Ghoulam (m. 17). El eslovaco confirmó su gran momento de forma y anotó su segundo tanto consecutivo tras el que marcó al Chievo en la Serie A. El 1-0 dio gran confianza a unos napolitanos que incluso rozaron el segundo tanto antes del descanso, de nuevo con Hamsik, cuyo derechazo terminó en la parte exterior de la portería del brasileño Julio César (m. 32). Sin embargo, los 50.000 espectadores del estadio San Paolo no tuvieron que esperar mucho más para celebrar otras dianas, ya que el Nápoles se salió en la reanudación, en la que marcó 3 goles en los primeros 12 minutos. En el 51, el belga Dries Mertens puso el 2-0 en el marcador con una perfecta falta directa desde los 18 metros mientras que el español José Callejón conquistó, cuatro minutos después, una pena máxima tras ser derribado en área por Grimaldo. Milik, que había marcado un doblete en la primera jornada contra la Dinamo Kiev, transformó con seguridad y desató la locura de la afición. Sin embargo, el Benfica perdió completamente lucidez y sucumbió ante los ataques de los azules. En el 57, Mertens firmó su doblete personal, al rematar desde dentro del área tras un rechace entre dos defensas rivales. Con el 4-0 en el marcador, el Nápoles bajó la intensidad en el intento de gestionar la ventaja. Sin embargo, el Benfica lo aprovechó para recortar distancias por medio de Guedes (m. 71) y el exjugador del Atlético Madrid 'Toto' Salvio (m. 82). En los últimos minutos, el Benfica apretó con insistencia aunque el Nápoles logró defenderse y hacerse con su segunda victoria en esta Liga de Campeones. Por otra parte, el Dinamo de Kiev despertó hoy a tiempo y salvó un punto en su visita a un Besiktas turco que fue muy superior en la primera parte, le puso contra las cuerdas con un lanzamiento magistral de falta de Ricardo Quaresma y acabó superado por los ucranianos en el segundo periodo. Conscientes de que una segunda derrota consecutiva les colocaba en una situación muy comprometida, los visitantes reaccionaron tras el descanso, empataron en el minuto 65 y pudieron llevarse el triunfo a tres minutos del final, aunque una gran intervención del español Fabri lo evitó. Desde el comienzo, la iniciativa correspondió al Besiktas, que presionó muy arriba y se aprovechó de los errores defensivos ucranianos para crear peligro. El brasileño Talisca, muy incisivo en la primera mitad, fue la referencia ofensiva de su equipo y disfrutó de las primeras ocasiones, aunque le faltó definición. La presión y el mejor juego del conjunto turco dio sus frutos en el minuto 29, cuando Quaresma colocó en la escuadra un gran lanzamiento de falta ante el que nada pudo hacer el portero Rudko. Fue la recompensa al mejor juego de los hombres que entrena Senol Gunes, que tenían la iniciativa del juego mientras que el Dinamo, muy inferior, no encontraba la fórmula para inquietar a su rival y no fue capaz de disparar a puerta en los primeros 45 minutos. El gol no cambió la dinámica del choque. La iniciativa era del Besiktas y el camerunés Aboubakar pudo hacer el segundo a diez minutos del descanso cuando, con el portero ya superado, disparó a puerta vacía, aunque Khacheridi evitó el tanto en el último instante. La segunda parte el panorama fue diferente. El Dinamo salió más ofensivo y subió las líneas en busca del empate, aunque sin crear demasiado peligro hasta que un mal pase de la defensa turca en el minuto 57 lo aprovechó Garmash para disparar a puerta en dos ocasiones, aunque Fabri atajó ambas con seguridad. Respondió Talisca cuatro minutos después con la cabeza en una buena ocasión que despejó a córner la defensa ucraniana. En su segunda aproximación a la portería turca, el equipo de Kiev logró el empate en el minuto 65 tras rematar en el segundo palo un saque de falta de Rybalka el recién salido Tsygankov, al que la defensa dejó solo en el segundo palo. El gol noqueó al Besiktas y espoleó al Dinamo, que se hizo con el balón y no renunció al ataque en busca de su primer triunfo europeo de la temporada. Y estuvo a punto de lograrlo en el minuto 87, cuando Yarmolenko, tras deshacerse de varios rivales, tiró fuerte y colocado a puerta, pero Fabri logró en una gran intervención desviar el balón a saque de esquina. Al final, el empate hizo justicia en un partido que dominó el Besiktas en la primera parte y vio la reacción ucraniana en los segundos 45 minutos. Tomado de EFE