David Ospina mantuvo su arco en cero en el empate entre Arsenal y Chelsea. Foto: AFP



Chelsea y Arsenal no pasaron este miércoles del empate 0-0 en Stamford Bridge en el partido de ida de semifinales de la Copa de la Liga (EFL Cup) y se jugarán el pase a la final dentro de dos semanas en el Emirates Stadium.

El duelo, a priori el más atractivo de las semifinales dada la histórica rivalidad entre ambos conjuntos -los 'Blues' son del suroeste de Londres y los 'Gunners' del norte-, no fue vistoso, y fue el VAR, el Asistente Arbitral de Vídeo, que va haciendo su incursión en el fútbol inglés, el que fue protagonista.

Nada menos que tres veces tuvo que detener el árbitro Martin Atkison el juego en los primeros 45 minutos: primero por una agresión sin balón de Chambers a Azpilicueta, luego por una desmesurada entrada de Bellerín sobre Fàbregas y más tarde por un más que posible penalti de Moses sobre Maitland-Niles.

Además del VAR, el otro nombre propio de la primera mitad fue el del guardameta colombiano David Ospina, titular este miércoles en detrimento de Petr Cech, que, con dos buenas paradas, logró mantener en equilibrio el marcador del Bridge.

Ospina tuvo que intervenir en el minuto 23 tras un disparo con la zurda de Moses -atrapó la redonda en dos tiempos- y en los instantes finales del primer tiempo, al agarrar fácilmente un cabezazo a placer de Fàbregas en el área pequeña.

Entre medias una, la única, aproximación con ligero peligro de los de Arsene Wenger -sancionado hoy y viendo el partido desde la zona de prensa-, gracias a un disparo desde la frontal de Iwobi que despejó Courtois tras un mal despeje de Rüdiger.

Después de unos primeros 45 minutos insulsos, más de lo mismo en la segunda mitad, con el Chelsea llevando la manija en busca del tanto que lo acercara a la final y el Arsenal esperando cazar algún contragolpe. Los 'Gunners', contentos con el 0-0, fiaban su suerte a la velocidad de Iwobi y al acierto de Lacazette para llevarse un empate que dejara la eliminatoria abierta de cara al partido de vuela en el Emirates Stadium.

Ospina volvió a resultar providencial en la hercúlea tarea de mantener a raya al vigente campeón de la Premier League, y en el minuto 55 evitó que sus vecinos se adelantaran con una gran parada a disparo de Morata desde el balcón del área.

Steve Bould, el segundo de Wenger, movió fichas y, tras el cambio obligado de Elneny por la lesión de Wilshere, dio entrada a Alexis Sánchez por el delantero Lacazette.

Antonio Conte respondió dando entrada a un mediapunta -Willian- por un centrocampista defensivo -Drinkwater- a fin de intentar llegar con ventaja al partido de vuelta del próximo 24 de enero en el norte de la ciudad.

Sorpresivamente, a falta de cinco minutos para la conclusión, el preparador italiano se aferró al 0-0 y reemplazó al poco vistoso Hazard por un volante de contención como es Bakayoko. También dio entrada a Batshuayi por un Morata que fue prácticamente invisible. Sin embargo, el marcador no se movió.

No se vieron ocasiones con peligro en la segunda mitad y Arsenal y Chelsea no se hicieron daño para firmar un poco vistoso empate 0-0 en el coliseo 'Blue' que deja la eliminatoria abierta de cara al partido de vuelta.

En la otra semifinal, disputada el martes por la noche, Manchester City se impuso en casa con mucho sufrimiento al modesto Bristol City (2-1), de la Championship, segunda división de Inglaterra, gracias a un tanto en el tiempo de descuento del delantero argentino Sergio 'Kun' Agüero.

Los pupilos de Pep Guardiola defenderán el resultado el próximo 23 de enero en el estadio de Ashton Gate en el encuentro de vuelta de semifinales de la EFL Cup -ahora Carabao Cup por razones de patrocinio-.

Por EFE.