Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

PELÉ
Pelé en el Mundial de México de 1970.
AFP

Seguimos con nuestro especial de 50 años del Mundial de México 70, reconocido en el mundo del fútbol como el del 'jogo bonito' por el Brasil campeón de Mario 'Lobo' Zagallo. Hoy, precisamente, no fue un miércoles cualquiera en la historia del balompié, pues además del 'Partido del Siglo' que se desarrolló entre Alemania e Italia en el estadio Azteca, la otra semifinal del certamen tuvo también un hecho histórico.

Mire acá: A 50 años del 'Partido del Siglo' en México 70: los 120 minutos más emocionantes en un Mundial

A varios kilómetros del el Distrito Federal, más exactamente en el estadio Jalisco de Guadalajara, la otra llave que definía al finalista enfrentaba a los ya conocidos Brasil y Uruguay, dos campeones que varias veces se habían estrellado.

Según cuentan los jugadores de la 'canarinha' actualmente, ese fue el partido más violento donde los nervios los desestabilizaron, pues los uruguayos les recordaron desde el pitazo inicial que en ese momento se cumplían 20 años del ‘Maracanazo’.

El árbitro español José María Ortiz dio inicio al encuentro y de inmediato el 'scratch de oro' intentó adelantar las líneas para buscar el arco del arquero Ladislao Mazurkiewicz, pero el juego brusco uruguayo amilanó a los brasileños; esto se sumó a que al minuto 19' Luis Cubilla abrió el marcador para los 'charrúas'. El 1-0 parcial dejó sin reacción a Brasil.

Al final de la primera mitad las cosas cambiaron: la 'verdeamarela' se recuperó y empezó a tocar el balón; con movimientos precisos de Gerson y Tostao desconcentraron la zaga uruguaya; llegó el empate de Clodoaldo y luego Brasil fue Brasil...

Jairzinho puso el 2-1 al 76' y Rivelino el 3-1 final al 89'. Sin embargo, en el segundo tiempo ocurrió una jugada que quedó marcada como una de las mejores en la historia de las Copas del Mundo, pese a no ser gol...

El 'gol que no fue' de Pelé en méxico 70

El 'nueve falso', Tostao, arrancó por la punta izquierda hacía el centro del campo, notó el hueco que dejó Uruguay en la zaga y le envió un pase a profundidad a Pelé, que quedó mano a mano con Mazurkiewicz. 'O' Rei' hace lo impensado al ver al guardameta uruguayo salir a achicar: deja pasar la pelota y el portero sigue derecho... el balón coge por un lado y Pelé por el otro, el guardameta 'charrúa' no sabe qué pasó; luego, frente al arco solo y tras ‘un ocho’, el diez brasileño patea y el esférico roza el palo: ¡inexplicablemente no fue gol!

Lea además: 50 años del Brasil - Perú de México 70, uno de los mejores partidos de la historia de los Mundiales

Pero la jugada fue tan hermosa, tan perfecta, que quedó inmortalizada en los libros del Mundial por su gesto técnico sin necesidad de tocar la pelota. De ahí en adelante en la literatura futbolera de Fontanarrosa, Caparrós y Galeano, la acción fue conocida como 'El gol que no fue'.

Fuente

Antena 2

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.