Cargando contenido

En esta oportunidad llegó a Fukushima, una ciudad afectada por un terremoto y un Tsunami. 

Llama Olímpica en Japón
Foto tomada de AFP

El comité organizador de Tokio 2020 entregó este miércoles la llama olímpica a Fukushima, donde se produjo el accidente nuclear derivado del terremoto y tsunami de 2011, para que sirva como "faro de esperanza" frente a la pandemia.

"La llama olímpica de Tokio 2020 ya representaba una luz guía para la gente de Japón y un símbolo de la recuperación del país del terremoto y tsunami de 2011 y otros desastres naturales. Con la emergencia de la COVID-19, la llama adquiere un nuevo simbolismo como un faro de esperanza para todos los países del mundo durante estos tiempos desafiantes", explicó el comité en un comunicado.

Lea también: Las medidas de la FIFA para ayudar a equipos en medio del coronavirus

La llama podrá ser visitada durante el mes de abril en el Centro Nacional de Entrenamiento de la prefectura de Fukushima, a poco más de 20 kilómetros de distancia de la zona cero del desastre nuclear, desde donde comenzará el relevo de la antorcha para la celebración de los Juegos en el verano de 2021.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, subrayó con anterioridad que este fuego puede convertirse en "la luz al final del túnel en el cual se encuentre el mundo en el presente".

Según destacó el comité organizador, la llama tiene un simbolismo derivado de milenios de tradición olímpica que une a naciones, atletas y comunidades en un sentimiento de "paz y tolerancia".

Le puede interesar: Falcao García podría dejar el Galatasaray para jugar en Arabia

La llama estará expuesto en un candil del 2 al 30 de abril, pero se ha solicitado a los interesados en verla que porten mascarillas, mantengan entre ellos una distancia de seguridad y se abstengan de visitarla si presentan síntomas como fiebre o tos, como medidas para prevenir la propagación local del virus.

Cuando se tomó hace una semana la decisión de aplazar los Juegos de Tokio 2020 al año 2021 la llama olímpica ya había llegado a Japón, procedente de Grecia. El recorrido de la antorcha quedó en suspenso, aunque se acordó mantener el fuego encendido como símbolo de esperanza.

Fuente

EFE

Encuentre más contenidos

Fin del contenido