Foto AFP

Un tanto de falta de Cristiano Ronaldo a los 53 minutos tumbó el planteamiento del Gremio brasileño y dio al Real Madrid su tercer Mundial de Clubes, igualando al Barcelona como equipo más laureado del torneo. (Aquí: Real Madrid, con apuros, venció a Al Jazira y clasificó a la final del Mundial de Clubes) El Real Madrid cierra el año con más títulos de su historia, un 2017 en el que ha conseguido cinco, con un Mundial de Clubes en Abu Dabi que decidió el máximo goleador de la historia de la competición, el portugués Cristiano Ronaldo, con un lanzamiento de falta. Fue el premio al dominio del equipo dirigido por Zinedine Zidane, especialista en ganar finales, ante un Gremio que no chutó en ninguna acción del partido a puerta. El conjunto blanco se convierte en el primer equipo en ganar dos veces seguidas el Mundial de Clubes, el tercer título en el torneo en cuatro años, que sumó a los tres logrados en la extinta Copa Intercontinental. (Lea también: Perdimos pero nos marchamos con la cabeza alta, afirma Renato Gaúcho) Cristiano Ronaldo, galardonado recientemente con el Balón de Oro en París, fue declarado además mejor jugador del partido, y colocó el récord de máximo goleador de la historia de la competición en siete tantos, al haber marcado también en la semifinal contra Al Jazira. "Era un trofeo que queríamos ganar, sabemos que jugábamos contra un equipo bueno, pero queríamos ganar porque el Real Madrid nunca ha ganado cinco trofeos en un año", afirmó el portugués, que apuntó que le "gustaría mucho" acabar su carrera en su club actual. Brasil y Sudamérica se quedan una vez más sin un título que no gana desde que lo logró el Corinthians en 2012. Los equipos de la Conmebol solo han conseguido cuatro triunfos en catorce ediciones disputadas. Además, sumando Mundial de Clubes y Copa Intercontinental. España alcanzó a Brasil en el primer puesto, con diez títulos cada uno. "Hicimos un partidazo, muy completo y muy serio. Estoy muy contento con este equipo. Estuvimos metidos desde el principio y el triunfo es merecido", destacó el entrenador del equipo campeón, Zinedine Zidane. El técnico de Gremio, Renato Gaúcho, subrayó que el rival era muy fuerte pero que sus jugadores respondieron bien. "Aunque fueron mejores, no fueron muy superiores. Perdimos y nos sentimos mal, pero nos vamos con la cabeza en alto", dijo tras la derrota. El Real Madrid se adueñó del partido ya desde los primeros minutos, mientras Gremio se veía impotente ante el equipo blanco. Pero al Real Madrid le faltaba contundencia, la misma de la que careció en la primera parte de la semifinal contra Al Jazira. Gremio se fue asentando con el paso de los minutos, y sus transiciones rápidas desde su campo al área del Real Madrid empezaron a crear intranquilidad en el equipo español. Al final del primer tiempo, el Real Madrid recuperó el tono, con un incisivo Cristiano Ronaldo, que quería aumentar su récord de goles en la historia de los Mundiales. Pero Gremio pudo salir vivo del primer tiempo cuando la posesión del Real Madrid había sido del 64 por ciento. Por AFP y EFE