Celebración del triunfo de Real Madrid Foto: @realmadrid



El regreso con gol de Cristiano Ronaldo, con hambre de éxito tras un mes sin poder jugar con Real Madrid, dio luz a una noche europea sin brillo, en un estreno plácido del campeón ante el modesto APOEL, que cedió al doblete del portugués y un tanto de chilena de Sergio Ramos. (Lea acá: Tottenham, con Davinson Sánchez, venció a Dortmund y arrancó éxito la Champions)

Necesitaba de golpe un buen partido el Real Madrid tras dos empates consecutivos en Liga en el Santiago Bernabéu que dejaron unas dudas inesperadas tras el nivel mostrado en las Supercopas. No llegó en un día propicio, ante el humilde APOEL que luchó con todo lo que tenía pero que está a años luz del equipo de Zidane, al que por momentos le faltó intensidad y mentalidad.

El problema de la falta de fútbol responde más a lo psicológico que lo físico. Es cuestión de motivación. El estreno europeo debía levantar el ánimo. Una goleada es siempre bienvenida y para ello regresaba el mayor devorador, Cristiano Ronaldo, con ganas contenidas durante un mes sin poder defender al Real Madrid.

Que marcaría lo sabían hasta en Chipre. Lo había hecho en el primer partido de las cinco últimas ediciones y no faltó a la cita en la sexta. Aunque antes llegó un susto para Keylor Navas con un disparo lejano de Roberto Lago, que dobló sus manoplas para enviar a córner. El APOEL tuvo dos llegadas seguidas repletas de ilusión antes de ser castigado con el martillo pilón del portugués.

En el fútbol lo natural suele funcionar y con Bale eso significa que juega en la demarcación en la que puede brillar, de extremo izquierdo. En el resto ha quedado demostrado que le perjudica a su fútbol. La última prueba de 9 ante el Levante repleta de impotencia. En banda derecha siempre forzado. Fue caer a la zona donde se convirtió en estrella y explotar sus virtudes. De un preciso centro tras conducción de Isco, llegó el tanto en el segundo palo de Cristiano. A placer. Desatando la rabia contenida en su ausencia.

Fue la jugada más explotada en el primer acto. Nacía una asociación que debe conectar mucho más en Real Madrid. Centro desde la izquierda de Bale y remate de matador de Cristiano como referente en punta ante la ausencia de Benzema. De cabeza tuvo el segundo pero lo estrelló en el lateral de la red.

Una lesión muscular de la sorpresa en el once de Zidane, Kovacic, cortaba el ritmo que comenzaba a tomar el Real Madrid. Entraba Kroos en un día perfecto para que Dani Ceballos ganase minutos y confianza. El partido era poco vistoso y falto de ritmo. Fútbol sin continuidad madridista y demasiado rival para optar a hacer daño el APOEL.

Minutos después encontraría el premio del gol inmerecidamente porque llegó de un penalti que no era. Un rechace daba en el hombro de Roberto Lago y el colegiado señalaba una pena máxima que Cristiano no perdonaba. Dos goles en 51 minutos del devorador de récords. Los mismos que firmó el Real Madrid en dos partidos de Liga con 40 disparos. La pegada depende del portugués.

El partido invitaba a subir al capitán en busca de lo que más ama en el fútbol. El centro de Marcelo le buscó pero encontró a Bale y el rechace al cielo lo bajó el camero de chilena a la red. Era el último tanto pese a los intentos de Cristiano, al que anularon su triplete por fuera de juego.

Zidane terminó dando unos minutos a Ceballos y a Borja Mayoral, el 9 que jugará en Anoeta donde el Real Madrid ya siente la necesidad de ganar sin Marcelo, Benzema ni su gran referente, Cristiano, que ensancha sus números de récord en Liga de Campeones.

Ficha técnica:

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic (Kroos, m.25), Modric, Isco (Ceballos, m.73); Bale (Borja Mayoral, m.82) y Cristiano Ronaldo.

APOEL: Waterman; Roberto Lago, Jesús Rueda, Vuros, Carlao; Vinicius, Nuno Morais, Ebecilio (Zahid, m.73), Aloneftis, Sallai (Farias, m.60) y De Camargo (Poté, m.83).

Goles: 1-0, m.12: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.51: Cristiano Ronaldo de penalti. 3-0, m.61: Sergio Ramos.

Árbitro: Benoit Bastien (FRA). Amonestó a Carvajal (52) por el Real Madrid; y a Sallai (53), Ebecilio (63) y Farias (89) por el APOEL.

Por EFE.