Luis Fernando Muriel fue titular en el triunfo de Sevilla. Foto: AFP

Sevilla volvió a ganar a Atlético de Madrid (3-1) en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, como ya hizo en la ida (1-2), y en un buen partido se mostró muy efectivo y eliminó a un conjunto colchonero que lo intentó hasta el final, pero sin éxito por su falta de claridad y puntería. El Sánchez Pizjuán acogía un duelo de orgullo y honra, de los de 'taquicardia', pues, tras el 1-2 del Sevilla en el Wanda Metropolitano que supuso su resurrección -luego venció por 0-3 a Espanyol- tras 5 partidos sin ganar en Liga-, el Atlético, un equipo de carácter y que nunca se arredra ante las adversidades, tenía que marcar dos goles y no encajar. Por ende, debía de salir a por todas. Sin Diego Costa, su artillero más en forma (3 tantos y 2 pases de gol en 5 partidos-), al lesionarse ante Girona, a los rojiblancos no les quedaba otra. Diego Simeone apostó arriba por el argentino Correa y los franceses Gameiro y Griezzman, consciente de que tenían que ir al ataque sin remisión, quizás a contraestilo, para remontar. Sin embargo, Sevilla, que repitió el once de sus dos últimas victorias con el único cambio de Jesús Navas de lateral por el galo Corchia, también sabía lo que se jugaba. Quería olvidarse de la renta de la ida y no especular, y lo demostró pronto con una salida eléctrica que descolocó y le exigió aún más, si cabe, al Atlético. Y es que a los 25 segundos, en una jugada vertiginosa, sublime y con varios toques rápidos y precisos, los hispalenses se adelantaron por medio de Sergio Escudero, que hizo el 1-0 a centro de Sarabia y asestó un golpe psicológico a los colchoneros, que necesitaban ahora dos goles para forzar la prórroga y tres para ganar la eliminatoria. Fue el premio a un comienzo muy fuerte, con mucha concentración e intensidad, del conjunto del italiano Vincenzo Montella, aunque los madrileños, superado el mazazo inicial, fueron capaces de reaccionar rápido y, tras avisar el uruguayo Godín con un cabezazo a los dos minutos que Rico paró en dos tiempos, pronto apareció Griezzmann. A los 13 minutos, y cuando su equipo ya se había hecho con el mando del medio campo con Gabi, Koke y Saúl Ñíguez escorado a la banda izquierda, el francés aprovechó un robo de balón en la frontal del área local para empatar con un gran gol, de una volea por alto, al ver adelantado a Sergio Rico, poco afortunado en esta acción. Aún así, Atlético exhibió una mayor peligrosidad y con varias llegadas, sobre todo por las galopadas de Vrsaljko, pudo igualar la eliminatoria en un remate alto de Griezzman, una acción de Gameiro que, en plancha, no llegó de milagro a un pase del croata o un nuevo tiro del francés, solo, que salió alto tras otro centro de Vrsaljko. Sus intentos fueron baldíos, pues se llegó al descanso con 1-1 y con todo por decidir. En la reanudación, no obstante, los de Simeone volvieron a salir despistados y lo pagaron caro. Así, en el primer minuto, una internada por la izquierda del argentino 'Tucu' Correa acabó en penalti al derribarle en el área Saúl y, aunque Moyá se tiró a donde iba el balón, Banega lo convirtió en el 2-1 con un tiro ajustado. Esto ya deshacía la opción de la prórroga y obligaba a seguir marcando dos goles a un Atlético que se fue con más descaro arriba y acosó con fuerza y fe a los sevillistas, pero sin precisión.

Ángel Correa acarició el 2-2 a los 7 minutos de esta mitad, pero, solo en el área, quiso fusilar a Rico y éste, con un paradón, salvó un gol cantado. Simeone quemó sus naves al dar entrada pronto a Fernando Torres, el belga Yannick Carrasco y el ghanés Thomas Partey, por Gabi, Correa y Giménez, los tres con tarjeta. Sevilla aguantó bien, se vació y se defendió con orden, aunque Atlético, totalmente volcado en busca de la épica, tuvo alguna ocasión como en un cabezazo alto de Godín a la hora de juego. Sin embargo, fueron los de Nervión los que sentenciaron con el 3-1 a once del final al culminar Sarabia una contra, tras recortar a Godín y batir con un tiro ajustado a Moyá. A partir de ahí, Atlético ya precisaba marcar cuatro goles, lo que ya fue una empresa imposible pese a los intentos postreros de Carrasco y Gameiro. Ficha técnica: Sevilla: Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Éver Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Pizarro, m.84), Joaquín Correa (Nolito, m.87); Muriel (Ben Yedder, m.73). Atlético de Madrid: Moyá; Vrsaljko, Giménez (Thomas, m.64), Godín, Lucas; Ángel Correa (Carrasco, m.60), Gabi (Fernando Torres, m.56), Coke, Saúl; Gameiro y Griezmann. Goles: 1-0, M.1: Escudero. 1-1, M.13: Griezmann. 2-1, M.48: Banega, de penalti. 3-1, M.79: Sarabia. Árbitro: Juan Martínez Munuera (C. Valenciano). Expulsó al técnico del Atlético, Diego Simeone (m.81), por protestar al árbitro. Además, amonestó a los locales Banega (m.27), Franco Vázquez (m.54), Jesús Navas (m.63) y Mercado (m.90), y a los visitantes Giménez (m.18), Gabi (m.54) y Ángel Correa (m.57). Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 40.000 espectadores -entre ellos casi un centenar de seguidores atléticos-, que prácticamente llenaron los graderíos. Césped en buen estado. Por EFE.