Foto AFP

Deportes Tolima, que consiguió un empate sin goles en su visita a Carabobo en el partido de ida la Copa Sudamericana de fútbol, espera sellar hoy su paso a la segunda fase cuando reciba al equipo venezolano en el juego de vuelta que se disputa en Bogotá.

El equipo de la ciudad de Ibagué ha hecho de Bogotá temporalmente su casa, mientras se remodela el estadio Manuel Murillo Toro, por lo que espera el apoyo masivo en el Metropolitano de Techo de los hinchas que viven en la capital colombiana.

La consigna del técnico Alberto Gamero es que en Bogotá "hay que ganar" para acceder a la segunda fase en la que el club tolimense puede tener como rival a otro colombiano, el Atlético Junior, que goleó 5-0 en la ida en Barranquilla al Melgar de Perú.

"Aún no hay nada ganado y no tenemos una gran ventaja", reconoció Gamero sobre el partido de mañana.

El Tolima no podrá contar este miércoles con el volante Johnatan Estrada por lesión, pero recuperó a los centrocampistas Marco Pérez y Avimiled Rivas, quienes están habilitados tras superar lesiones musculares.

El conjunto colombiano aparece en la casilla 18 de la tabla de posiciones del Torneo Finalización con cuatro puntos de doce posibles, pero con dos partidos aplazados frente a Boyacá Chico y Millonarios.

Por su parte, el equipo venezolano llegó dispuesto a sorprender a su rival.

"Tenemos claro que tenemos muchas posibilidades de avanzar, pero hay que ir primero a hacer un partido inteligente para tener más opciones de pasar", manifestó el volante Edgar Jiménez.

El jugador reconoció que no será fácil manejar la altura de Bogotá, de 2.740 metros sobre el nivel del mar, por lo que dijo que "será importante conservar la pelota, mantenerla en nuestros pies".

En la Liga venezolana, el Carabobo ocupa el puesto 12, con ocho puntos, a siete del líder Zulia.