Foto: @Spurs_ES



Tottenham Hotspur dio este miércoles el golpe definitivo a Manchester United y lo derrotó por un contundente 2-0, un resultado que, unido a la victoria del Manchester City sobre el West Bromwich Albion (3-0), deja la Premier League en bandeja a los de Pep Guardiola.

Después de cosechar dos empates consecutivos, uno en liga y otro en FA Cup, los 'Spurs' necesitaban un triunfo reparador que les permitiera seguir en la lucha por la cuarta plaza y distanciarse todavía más de sus vecinos del Arsenal, que el martes sorpresivamente se inclinaron en Swansea (3-1).

Para ello, Mauricio Pochettino introdujo dos modificaciones con respecto al equipo que empató en Southampton: Eriksen y Trippier ingresaron por Sissoko y Aurier. Minutos antes de dar a conocer el 'once', el equipo londinense informó del fichaje del brasileño Lucas Moura procedente del PSG: más pólvora para un ataque que ya cuenta con Kane, Son, Alli, Llorente, Eriksen o Lamela.

En la visita, un solo cambio, el conocido de Alexis Sánchez, quien, tras debutar el pasado viernes en FA Cup, hizo su debut en Premier League con sus nuevos colores tras su llegada procedente del Arsenal.

El chileno, que ocupó la plaza del recién renovado Mata, formó en la punta del ataque de los 'Diablos Rojos' junto a Lukaku, Lingard y Martial.

Once segundos pasaron entre el pitido inicial y el primer gol del partido, el tercero más rápido en la historia de la Premier League. En la primera jugada del encuentro, cuando muchas sillas de Wembley esperaban todavía a sus ocupantes, Eriksen inauguró el electrónico tras recoger en el área un balón largo que peinó primero Kane y después tocó Son y soltar un zurdazo que se coló por el palo izquierdo de la meta de De Gea.

Respondió rápido el United con un disparo de Lingard que repelió con las piernas Lloris, pero no hubo muchas más noticias de los de José Mourinho, a merced de los locales durante toda la primera mitad.

Cuando todavía no se había cumplido la media hora, el amplio dominio del Tottenham tuvo su recompensa: los 'Spurs' se aprovecharon de la pasividad de la zaga en una gran jugada colectiva, en la que Eriksen abrió a la derecha a Trippier y éste sacó un centro lateral que Jones introdujo en su propia portería.

[imagewp:449506] Foto: @Spurs_ES

Al comienzo del segundo tiempo pareció despertar el United con un disparo de Lukaku ante el que Lloris sacó una mano salvadora para mantener a su equipo con la ventaja de dos goles.

Pero fue un mero espejismo, ya que ni con las entradas de Fellaini y Mata por Lingard y Pogba, respectivamente, pareció dar señales de vida el equipo de Manchester. Curiosamente, el centrocampista belga apenas duró siete minutos sobre el terreno de juego, ya que Mourinho lo reemplazó por Ander Herrera poco después de hacerle saltar a jugar.

Las ocasiones de los de Pochettino se sucedieron en los minutos finales, con oportunidades de Son, Kane y Dier, pero el luminoso de Wembley, que registró una entrada de 81.978 espectadores -récord en la Premier League-, no se volvió a tocar y Tottenham se llevó una victoria tan contundente como merecida.

Con este triunfo, el conjunto del norte de Londres se mantiene en quinta posición de la tabla, con 48 puntos, pero se queda a sólo dos del Chelsea, quinto clasificado, que este miércoles fue goleado en Stamford Bridge por el modesto Bournemouth (0-3).

Por EFE.