Un juez español decidió este miércoles enviar a juicio al presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, y al propio club por fraude fiscal relacionado con el fichaje del brasileño Neymar. Bartomeu se sentará en el banquillo de los acusadoa por un delito contra la hacienda pública, mientras que Rosell lo hará por dos delitos: contra la hacienda pública y otro societario, El Fútbol Club Barcelona como entidad jurídica, está acusado de tres delitos fiscales.