Varios abogados de las víctimas de abusos sexuales a menores en el fútbol inglés aseguraron este martes que varios clubes, y no sólo el Chelsea, pagaron para silenciar a la víctimas de estos actos. El Chelsea pidió ya disculpas a su exjugador Gary Johnson, que sufrió abusos cuando tenía 13 años de un ojeador del club, Eddie Heath, tras pagarle 50.000 libras (63.850 dólares, 59,230 euros) para que no hablara del caso. El abogado Edward Smethurst, que contribuyó a crear una organización de víctimas, dijo que han aparecido otros ex jugadores que afirman haber firmado acuerdos de confidencialidad similares. "Ciertamente, hay víctimas que afirman que se llegaron a acuerdos de confidencialidad en otros clubes, pero no estoy en posición de verificar esto indepedientemente", afirmó, según la prensa británica de este martes. "Son varios, menos de cinco" clubes, aseguró, sobre estas alegaciones. Un antiguo profesional llamado Andy Woodward, que jugó en el Sheffield United, abrió el camino a muchas otras víctimas al explicar en noviembre los abusos que sufrió de Barry Bennell, un exentrenador de las categorías inferiores del Mánchester City, el Crewe Alexandra y el Stoke City. Desde entonces, la policía de 18 localidades investiga denuncias que se remontan a hace cuatro décadas y que afectan a 55 clubes de todas las categorías. El club londinense del Queens Park Rangers, en la segunda división, es el último en verse salpicado, al revelar este martes que conocían las acusaciones contra un antiguo ojeador Chris Gieler, que murió en 2004. "El club se toma muy en serio estas acusaciones y cooperará plenamente", aseguró el Queens Park Rangers en un comunicado. Tomado de AFP