El presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, hizo un llamado al ELN para que cese sus ataques contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, ya que habrían al menos 5000 barriles estancados por cuenta de las hostilidades. Y es que, según el presidente de la estatal petrolera, no solo son los atentados que llevan a esto, sino las válvulas ilícitas que se instalan en este oleoducto, que generan las pérdidas de los barriles. "Hoy están parados cinco mil barriles al día, que no podemos sacar del campo Caño Limón por los ataques que se han hecho al oleoducto y por las válvulas ilícitas. Tuvimos un ataque en los últimos dos días y los francotiradores hirieron a un soldado que estaba salvaguardando la seguridad de nuestros técnicos", señaló Echeverry. El llamado también lo hizo al EPL "para que cesen estos ataques irracionales a una compañía que es de todos los colombianos y a unos recursos de petróleo que son necesarios en unos tiempos tan difíciles como este". Echeverry minimizó las pérdidas económicas, asegurando que las que más afectan son las ambientales, dado que hay varios charcos esparcidos en los ecosistemas por donde atraviesa este oleoducto. "Algunos de estos derrames alcanzaron ríos que afectan la bocatoma de acueductos en zonas muy pobres del país. No es el costo económico de estos ataques, es el costo social y medioambiental", indicó. Sin embargo, todavía confía en la voluntad de negociación de paz del ELN, señalando que hay que esperar a que "vean la luz" para ayudar a las zonas más afectadas por este flagelo, que son: Arauca, Catatumbo, Putumayo y Nariño.