La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) se mostró cauta a la hora de presentar sus expectativas económicas para el próximo año, tras resaltar que será un periodo de transición en el que deberán primero terminar de solidificar su producción. Jorge Enrique Bedoya, presidente de la SAC, sostuvo que el 2018 será un año con alta influencia política y que aún algunos sectores están sufriendo los estragos de las caídas en la producción por cuenta del mal clima que azotó al país, razón por la cual prefieren iniciar con cautela. “Aquí lo que hemos visto es que se debe saber con exactitud cuánta comida necesita Colombia para el próximo año y de esta forma no arriesgarnos a enfrentar pérdidas, adicional debemos mirar el rumbo político que toma la nación, es por eso que debemos analizar todo muy bien para no cometer errores”, dijo el vocero gremial. De igual forma la Sociedad de Agricultores de Colombia reiteró su llamado al Gobierno Nacional para que revise los rubros destinados para atender los seguros del sector agropecuario el próximo año y advirtieron que la rebaja drástica que se prevé los pone en riesgo si el mal clima los vuelve a afectar. “El sector agropecuario colombiano y el sector asegurador esperan que el gobierno subsane esta delicada situación a la mayor brevedad a fin de evitar que la producción nacional agropecuaria ‘jalonadora’ de la economía y fundamento del desarrollo exportador del país no queden desamparadas”, dijo Jorge Enrique Bedoya. La SAC señaló que pese a que la industria agropecuaria del país no se ha recuperado del todo, se podría pronosticar un 2018 positivo si se toman las decisiones correctas, al tiempo que indicó que es necesario fortalecer y tecnificar las entidades encargadas de vigilarlos, acabando de tajo con las cuotas burocráticas.