Cargando contenido

El Gobierno advierte sobre riesgo en edificaciones por el uso de estos materiales.

Mercancía incautada de contrabando
Mercancía incautada de contrabando
Colprensa

Las autoridades encendieron las alarmas tras el ingreso de acero y aluminio de contrabando proveniente de Venezuela. Según la ministra de Comercio Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez, por economizar, los constructores están comprando este tipo de materiales que no están certificados y de esta manera ponen en riesgo las estructuras de las edificaciones.

"El llamado es a que los constructores no compren este tipo de laminas de acero ya que no están certificadas y podrían colapsar las edificaciones, ya que no se trata de un buen material" advirtió la jefe de la cartera de comercio.

Por su parte, el director de la Dian, Santiago Rojas, estimó que son 30 mil las toneladas de acero y aluminio que ingresan al país de manera ilegal proveniente de Venezuela.

A su vez, anunció que la entidad está adelantando investigaciones a empresas señaladas de falsificar e ingresar acero. "Tenemos información de 45 empresas dedicadas al ingreso de acero de contrabando , 5 de ellas ya las tenemos plenamente identificadas".

El Gobierno puso en marcha un "plan de choque", que obliga a partir de la fecha a todos los importadores de acero y aluminio presentar un reporte a la Dian, a través de una declaración anticipada e inspecciones físicas en los puertos.

De acuerdo con el Ingeniero en experto Metalurgia, Jairo Carrero, "al adicionar inadecuadamente elementos como boro o cromo a las barras corrugadas, se pone en riesgo una de sus propiedades esenciales para garantizar la sismo resistencia, que es la ductilidad. Ello ocurre porque estos elementos aleantes  endurecen el material y lo vuelven menos dúctil. En este sentido, ante un eventual sismo, el acero podría romperse y contribuir a que la construcción colapse".

Según las autoridades "los contrabandistas estarían comprando la tonelada de acero en Venezuela a 313 mil pesos y lo comercializan en Colombia en un millón 100 mil pesos, mientras que la tonelada de acero en el mercado interno cuesta 2 millones de pesos. Es decir, venden el acero un millón de pesos más barato, lo que termina siendo atractivo para algunos constructores".
 

Fuente
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido