El Dow Jones de Industriales, principal indicador de Wall Street, subió un 0,40 % hasta las 18.110,14 unidades, mientras que el índice compuesto del mercado Nasdaq descendió un 0,10 % para cerrar en 5.055,42 enteros. Por su parte, el selectivo S&P 500 se comportó en la misma línea de ganancias del Dow Jones y progresó un 0,28 % y alcanzó los 2.114,75 enteros al final de la jornada. Cerca de dos horas antes de la sesión el portal financiero Selerity comenzó a difundir datos sueltos de los resultados de Twitter, que daban a conocer unos números, especialmente en ventas, por debajo de las expectativas del mercado. Se suponía que la empresa, con sede en San Francisco, daría a conocer sus cifras al cierre de Wall Street, como suelen hacer muchas empresas, especialmente del sector tecnológico, pero fueron filtrados antes, y el castigo bursátil le resultó caro. Ya para entonces, la empresa estaba admitiendo el problema: "Hemos pedido a NYSE (la Bolsa de Nueva York) que detenga las operaciones (de las acciones) una vez hemos descubierto que nuestras cifras del primer trimestre han sido filtradas, y hemos publicado nuestros resultados lo antes posible", tuiteó Twitter. "Estamos investigando la fuente de la filtración", añadió la red social. Los resultados tuvieron que ser dados a conocer oficialmente por la empresa en su sitio de internet donde entrega la información financiera a sus inversores, y efectivamente, eran tan malos como se habían anticipado. En la última hora de las negociaciones, los títulos pasaron de un precio de 51,24 dólares a 38,39 dólares, teniendo en cuenta que durante veinte minutos dentro de esa hora las negociaciones de las acciones de Twitter quedaron suspendidas y al final, la pérdida fue del 18,18 %, hasta los 42,27 dólares. Según los analistas, Twitter podrá reponerse del susto de hoy, hasta que el precio de los títulos de la firma alcancen un nivel "natural", aunque, aun así, hayan sido castigados por el mercado por los datos de hoy. En una conferencia telefónica con inversores, los directivos de Twitter aclararon y explicaron las razones de las cifras de hoy, que recogen unas pérdidas netas de 162 millones de dólares. Esas explicaciones, de momento, no han servido de mucho, porque en las operaciones electrónicas al cierre de Wall Street los títulos de la firma estaban subiendo cerca del 3 %, lejos del 18 % que perdieron hoy.