Foto RCN Radio

Filippo Grandi, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), hace su primera visita oficial a América Latina en Soacha, Cundinamarca. Grande escogió a Colombia como su primer destino en el continente debida su coyuntura social y política. El Alto Comisionado visitará el proyecto de transición de la asistencia humanitaria hacia la integración local y el desarrollo que realiza la Acnur en Soacha. Este proyecto tiene como ejes el mejoramiento en las condiciones de vida, el fortalecimiento organizacional e institucional y la protección y derecho de las víctimas. Ademas, la Acnur apoya la legalización de predios, proceso que apenas inicia en Altos de La Florida. De acuerdo con cifras de la organización, entre 1985 y mayo de 2016, de acuerdo con la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, se han registrado más de seis millones de desplazados en todo el país, un 14% del total de la población. En Colombia se registran 226 refugiados en el país, de los cuales 62 provienen de Cuba, 39 de Venezuela, 17 de Etiopía, 14 de Nicaragua, 11 de Somalia y 83 refugiados provienen de otros países. Gobierno debe garantizar derechos de desplazados Asimismo, Filippo Grandi dijo que el proceso de paz con las Farc es una gran oportunidad para el país, pero requerirá esfuerzos adicionales del Gobierno para garantizar los derechos de los desplazados y víctimas del conflicto. Grandi explicó durante su visita a Soacha que un paso importante es legalizar los predios que ocupan los desplazados, para permitirles el acceso a servicios básicos y otras condiciones que les permitan mejorar su calidad de vida. Además, el Alto Comisionado señaló que los acuerdos de paz de La Habana deben representar también la oportunidad de diseñar una paz estable y duradera en Colombia. Acuerdo de paz dejará grandes desafíos: Filippo Grandi Por otra parte, Filippo Grandi, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, dijo durante su visita a Soacha que "es importante saber que el conflicto no se terminará por completo, habrá otros grandes desafíos pero espero que el proceso de La Habana abra la puerta para otros procesos y a una paz duradera y sostenible en Colombia". El Alto Comisionado agregó que el acuerdo de paz es punto de giro histórico para Colombia y espera que sea una oportunidad de encontrar soluciones para millones de víctimas en este país que incluyen a los desplazados y una oportunidad de asegurarse que ellos sean por completo parte de la sociedad a la que pertenecen. Grandi también destacó la calidad de los esfuerzos del Gobierno nacional para resolver estos problemas. Según el Alto Comisionado, la calidad de las políticas y del discurso que se escucha en Colombia es única y debería ser un ejemplo para otros lugares del mundo en posconflicto, pero es necesario que se transforme en verdaderas acciones y espero que la comunidad internacional apoye al Gobierno en este extraordinario esfuerzo. Es importante el buen desarrollo de las políticas de seguridad para la movilización e integración de los guerrilleros en la vida civil, pero es importante también que no se olvide a la población civil. Con zonas veredales se debe evitar más desplazamiento Por último, el Alto Comisionado para los Refugiados dijo que con la instalación de las zonas veredales es necesario concentrarse en el aspecto político y la seguridad, así como proteger a los civiles y no crear nuevos problemas que puedan generar más desplazamiento. Grandi señaló que este será un balance difícil de encontrar pero confía en que el Gobierno tiene la capacidad para lograrlo. Agregó que las soluciones para el desplazamiento interno son muchas, por ejemplo la restitución de tierras y otras acciones que protegen el sector rural. Sin embargo, la mayoría de los desplazados han llegado a territorios urbanos, por lo cual es importante concentrarse en aspectos como garantizar a toda la población el acceso a los servicios públicos básicos.