Cargando contenido

Dignidad agropecuaria respaldó la posición de los apicultores de Risaralda de oponerse a las fumigaciones con glifosato.

Estos animales son fundamentales para la vida humana.
Imagen de referencia.
Imagen de uso libre

Ante el anuncio del Gobierno de reanudar las fumigaciones con glifosato en el mes de julio, los apicultores de Risaralda manifestaron que con ello se enciende de nuevo la aniquilación de estos polinizadores.

Duberney Galvis, representante de Dignidad Agropecuaria en Risaralda, rechazó la iniciativa el Gobierno, explicando que con el glifosato se atenta contra la fauna, flora y la salud humana. Dijo que con el glifosato se acaba en gran medida con las abejas, poniendo en riesgo incluso la seguridad alimentaria del país.

Le puede interesar: Caen las hectáreas sembradas de café, en Risaralda

"La reanudación de las aspersiones con glifosato, en el caso de la apicultura, genera muchas preocupaciones toda vez que siempre se dirige la mirada a los cultivos ilícitos y las afectaciones a los seres humanos, pero muy poca importancia se le da a las afectaciones que tienen las abejas", señaló el representante de Dignidad Agropecuaria en Risaralda.

Cabe recordar que el Gobierno está a la espera de la decisión de la Corte Constitucional sobre las aspersiones con glifosato contra cultivos de coca, suspendidas desde el año 2015 en Colombia, después de que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer incluyó al herbicida en la lista de sustancias probablemente carcinogénicas para humanos.

“Está comprobado que el glifosato en buena medida afecta la flora intestinal de las abejas porque ellas buscan su alimento en los pastizales y las flores a donde se ha dirigido la aspersión química en los cultivos”, indicó Galviz.

Le puede interesar: Centrales de sacrificio en Caldas serán adecuadas a exigencias de salubridad

Indicó el líder de Dignidad Agropecuaria en Risaralda que lamentablemente la actividad apícola es la que menos se tiene en cuenta a la hora de debatir estos temas de aspersiones, donde muchos estudios de universidades prestigiosas del mundo han dicho lo nocivo que es este químico para todo ser vivo.

Por lo pronto, los apicultores de Risaralda anunciaron una serie de acciones jurídicas y de movilización social con el fin de lograr ser escuchados por el Gobierno Nacional antes de iniciarse una eventual aspersión con glifosato en diferentes zonas del país.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido