Cargando contenido

Foto: Archivo Colprensa



Por Javier Jules

Los tradicionales hoteles y planes turísticos están a punto de quedar como una segunda opción a la hora de viajar, como consecuencia de aplicaciones que las personas están usando para buscar, e incluso ofrecer alojamiento.

María Libertad Márquez explica por qué recientemente ha decidido usar Airbnb como primera opción para encontrar alojamiento en los diferentes destinos a los que va.

“Porque yo tengo más control de mi estadía, es decir puedo escoger en que barrio me voy a quedar, puedo escoger que tipo de apartamento quiero y además puedo hablar con la persona que lo está alquilando, lo que me permite tener información de primera mano del barrio, del apartamento y poder llegar a algún acuerdo, si llego a necesitar algo”.

AirBnb es una sigla formada de las palabras “airbed and breakfast” o colchón inflable y desayuno, por su significado en español, haciendo referencia a los hospedajes cortos en planes de viaje modestos. Es también el nombre de una plataforma digital creada en una incubadora de empresas en San Francisco, California, a finales de 2008, y es, además, la aplicación a través de la cual personas como Álvaro Malo han encontrado una experiencia positiva para alojarse en lugares en donde no hay oferta hotelera, como fincas y casas de recreo.

“Nos fue bastante bien la persona dueño de la finca que alquilamos es una persona muy correcta una casa en muy buenas condiciones como se veía en la aplicación, la verdad quedamos muy conformes y de hecho ya estoy planeando usarla nuevamente para final de año”.

A través de la plataforma se puede encontrar alojamiento o si se es propietario de un lugar también se puede ofrecer hospedaje. Aunque no está regulado por las autoridades en Colombia, la red de usuarios se encarga, a través de comentarios sobre las experiencias con los huéspedes y los anfitriones, de generar confianza construida “con los comentarios de las personas sobre los apartamentos y las personas que los alquilan y a su vez los comentarios que dejan sobre uno como huésped”, señala Márquez.

José Manuel Vargas hace parte del sector que agremia a los propietarios de hoteles en Colombia. Destaca que, como Airbnb, hay por lo menos otras 5 aplicaciones que gestionan el servicio de hospedaje en el país y en el exterior. Señala que por no tener un control de una autoridad, este tipo de actividades ofrece riesgos pues “tanto el turista o el huésped que toma este servicio corre el riesgo de ser estafado con una oferta diferente al servicio que va a recibir, el que va a dar el servicio también puede verse inmerso en una estafa porque pueden quedarse un día o dos días y dañarle las cosas”.

Asegura el directivo de Cotelco que este tipo de plataformas está generando pérdidas para el sector hotelero, situación que ya fue planteada al Gobierno nacional.

“Es que no cuentan con su registro nacional de turismo, no están registrados en las Cámaras de Comercio, entonces por ende es un servicio que se está haciendo ilegal en eso el viceministro ya está viendo la posibilidad como controlar esto”, agrega el directivo gremial.

Sin embargo y aunque no haya regulación, las aplicaciones para conseguir hospedaje tienen cada vez un mayor número de usuarios.

“Yo creo y estoy convencida que las plataformas como Airbnb son el futuro de la prestación de los servicios”, puntualiza María Libertad Márquez.

Para acceder a la aplicación buscando un alojamiento u ofrecer hospedaje, basta con suministrar datos de contacto como redes sociales o un correo electrónico. Aunque representan un bajo porcentaje, en la misma red de usuarios se observa quejas sobre el mal uso que huéspedes dieron de un alojamiento o de anfitriones que no han recibido el pago del alquiler por parte de la misma aplicación.