Cargando contenido

Foto referencial Ingimage



Habitantes de Tame y Saravena  que antes veían en la hoja de coca una forma de sustento, hoy son cultivadores de otros frutos. El cacao, por ejemplo, es un producto que según el líder cacaotero Eduardo Ramírez, les ha valido para ser reconocidos por su calidad y sabor.

"La falta de vías de acceso y de apoyo del Gobierno hizo que mucha gente cultivara hoy coca, pero se dieron cuenta finalmente que no es lo mejor y hoy muchos estamos haciendo lo que es legal, por eso nuestro lema es "cultivamos cacao, sembramos paz"", dijo el líder cacaotero.

Este miércoles llegaron a Tame comercializadores de Corabastos en Bogotá. Mauricio Parra, gerente de esta central de abastos, afirmó que "es necesario apoyar a quienes decidieron estar en la legalidad".

"Yo tengo una caracterización de lo que llega a Corabastos y sé que el plátano y la yuca son productos de fuerte impacto económico en la región, también la papaya y por eso aquí estamos para tener un contacto directo con la gente y hacer negocio", señaló Parra.

Para que los campesinos puedan sembrar y cosechar sus frutos tranquilos y sin amenazas, el Ejército ha sido fundamental.

Hoy se espera que entre los campesinos de Arauca y los compradores de Bogotá se hagan negocios que ascenderán a 60 millones de pesos.